Luisa Amalia

A Rajatabla, Perfil, Periscopio - 12.10.2014
Luisa Amalia Urcuyo. Miss Nicaragua 1994. Posa en su casa.  LA PRENSA /Uriel Molina

Se considera una persona feliz. La exreina de belleza y licenciada en Diplomacia y Relaciones Internacionales. Luisa Amalia Urcuyo, asegura que es una persona alegre, que ante cualquier problema ve la luz y busca una salida. “Amo la vida”, dice. Tiene 18 años de matrimonio con Emilio Farrach y tres hijos: Sofía, de 16; Andrea, de 12, y Emilio de 8.

Luisa Amalia ganó la corona de Miss Nicaragua en 1994 y también se ubicó entre las veinte mujeres más bellas de Miss Universo. Actualmente trabaja en Incae Business School.

Su primer recuerdo…

Son muchos… el frío de las montañas de Taxco (al norte de Guerrero, en México), los elotes calientes de la Plaza del Zócalo, las tardes de amigos en bici o jugando a resbalarnos con tablas de madera y jabón… Tuve una infancia muy feliz.

Un destino preferido…

Sueño con conocer Corn Island, creo que es un verdadero paraíso nacional.

¿Alguna fobia?

A los sapos, si veo uno me quedo inmóvil y tiemblo de miedo.

¿A qué famoso le gustaría conocer?

Al papa Francisco, por su humildad, su dulzura y la manera en que llega a los corazones de sus fieles.

Lo que más disfruta hacer…

Comer, disfrutar a mi familia, la playa y el sol.

Su comida favorita…

La mexicana… ¡La amoooo! Y puedo preparar muchas recetas, pero no todo, porque su gastronomía es muy extensa.

Su día favorito de la semana…

El viernes, es como si empieza el momento de relajación.

Una anécdota infantil…

Que de pequeña… estábamos en un restaurante y jugábamos a las escondidas. Yo me escondí tan bien, que pasaron más de dos horas buscándome… con Policía, Bomberos y todo… Y de repente salí. Me dieron una buena paliza.

¿Sin qué inventos no concibe la vida?

Sin el celular, la computadora y los aviones.

 

Vestuario: Ivana’s Boutique. Maquillaje y peinado: María Maradiaga y David Silva Espinoza, del Salón One.