Blanco de verano

Collage - 09.01.2017
Moda

Marianela Lacayo 
Asesora de imagen

Uno de los colores que siempre ha representado el verano es el blanco y su familia de opciones, desde el más puro en su lado frío, hasta el más cremoso en su lado cálido. El blanco, además por su naturaleza elegante, se lleva en el día y la noche.

Olvidate del cliché de que el blanco solo es para las delgadas, pues como casi en todas las prendas de vestir es aún más importante el diseño del mismo; el grosor de la tela, el diseño y el corte será lo que te genere o no volumen. Si vestís toda de blanco lograrás el efecto de estilizar tu figura, gracias al efecto óptico del monocromatismo, en cambio cuando combinás o contrastás colores en un atuendo, cortás el cuerpo con los bloques de color o estampados.

Actualmente una de las prendas de vestir que más ofrecen las colecciones son los vestidos. En verano optá por el tono blanco en telas fluidas, con movimiento y vaporosas, con escotes profundos de pecho o espalda, off shoulder, one shoulder, halter, tipo camiseros y cortes rectos largos, midi o cortos con diseño minimalista o más tropicales con volantes y cortes asimétricos.

Cuidá siempre que no se note a través de la tela cualquier imperfección de la piel como celulitis, rollitos o la ropa interior; para lo que se debe escoger la talla y el entalle correctos, la ropa interior adecuada y en tono piel preferiblemente.

En verano lucilos con plataformas corridas, alpargatas o cualquier diseño de sandalias con tiras y gladiadoras, bailarinas, suecos y zapatos deportivos casuales. Según tu gusto y estilo con aires más minimalistas sumá blanco o tonos naturales como camel, crema, marrones, otros nude y metálicos en los accesorios, o si te gusta el contraste, sumá colores vibrantes.

Sección
Collage