Cactus, espinas y flores

Collage - 14.08.2017
ThinkstockPhotos-471974502

Cactus comestibles, con flores, sin espinas o con espinas muy grandes. Diminutos, en mata, colgantes. ¿Cuáles prefiere usted?

Con frutos

Una de las especies más populares de cactus con frutos son los nopales con higos chumbos o chumberas. El fruto del nopal es comestible, aunque se debe tener cuidado con las espinas. Dependiendo de la especie pueden ser rojos, amarillos, morados, naranjas, verdes o blancos. Se aconseja sembrarlos en un huerto, por el gran tamaño que pueden alcanzar.

Sin espinas

Los cactus sin espinas son ideales para los hogares donde hay niños. Una opción entre las especies son los cactus orquídea. Sus flores crecen en la noche y sus hojas son grandes, planas y alargadas. Lo ideal es colocarlos en macetas colgantes en la sombra o en el interior de la vivienda. También están los que crecen en mata o muy pegados al suelo. No todos tienen flores.

Con grandes espinas

Cambian las formas de los cactus y también el tamaño y el color de sus espinas. Algunos pueden tener pinchos de hasta cinco centímetros.

Con flores

La Coryphantha es una especie de origen mexicano que se caracteriza por la peculiar flor que nace de él. La más común es de la de color amarillo, aunque pueden encontrarse en tonos rosados y rojos. Otras especies con flores son
tubulares o crecen como plantas colgantes. No todos tienen espinas.

 

Curiosidades sobre los cactus

1. Las espinas pueden utilizarse como agujas para suturar. A ellos les sirven para protegerse de animales que buscan agua y también para mantener una buena temperatura.

2. Su sistema de raíces es complejo y en algunos casos pueden medir hasta dos metros.

3. El Laphophora williamsii, conocido como peyote, es el cactus con mayores efectos psicodélicos conocido hasta el momento.

Sección
Collage