Candidato EE.UU.

Columnas, Del editor - 23.03.2008

Hay elecciones en las que no votamos pero, para bien o para mal, tienen mucho que ver con nosotros. Estados Unidos, por ejemplo.

Los nicaragüenses estamos pendientes de lo que ocurra en el país del norte. Y no es porque seamos pro imperialistas o antiimperialistas, sino porque hasta el día de hoy lo que haga Estados Unidos decide en buena medida nuestra suerte.

¿Acaso el final de la dictadura somocista hubiese sido distinto si las elecciones de 1976 las hubiese ganado el republicano Gerald Ford y no el demócrata Jimmy Carter? ¿Qué habría sido de la revolución sandinista sin el empecinamiento del republicano Ronald Reagan de destruirla? ¿Habría sido todo distinto si Carter se hubiese logrado reelegir en 1980?

Más cerca aún: ¿Habrían ido soldados nicaragüenses al lejano Irak si no estuviese el republicano George W. Bush en la Presidencia de Estados Unidos?

Pero esto no nos sucede sólo con Estados Unidos. Basta imaginar que la oposición hubiese ganado la Presidencia en Venezuela en diciembre del 2006 para saber que la Nicaragua de hoy sería distinta. Tanto nos afectan estas elecciones a los nicaragüenses que hasta deberíamos votar en ellas.

Pues hay un nicaragüense que ha decidido no sólo participar con su voto en las elecciones de Estados Unidos, sino que lo ha hecho como candidato. No es Obama ni McCain ni Clinton. Es Róger Calero, y oficialmente es un candidato a la Presidencia de Estados Unidos. Esta es la segunda vez que lo hace.

La gran pregunta: ¿Por qué lo hace? En la campaña pasada recibió apenas 3,689 votos de los más de 122 millones que se depositaron. ¿Iluso o soñador? Calero mismo nos da la respuesta en esta entrevista que hizo con magazine.