Dinero bien usado

Columnas, Del editor - 06.04.2008

El Instituto Nacional de Excelencia Académica Sandino (IDEAS) es una pequeña muestra del camino que Nicaragua debería seguir para cambiar el rumbo de su vida. Tiene un valor simbólico enorme.

En primer lugar recordemos que este instituto se construyó con dinero que le fue arrebatado de las manos al ex hombre fuerte de la DGI, Byron Jerez, después que se comprobara el origen corrupto del mismo. En otras palabras, está demostrando que combatir la corrupción vale la pena. Que el dinero que los funcionarios roban de las arcas públicas puede servir para hacer más escuelas, hospitales o incluso, un proyecto tan hermoso como esta escuela. Imagínese: el dinero procedente de la venta de los apartamentos que un solo hombre disfrutaba en el extranjero sirve ahora para cimentar el futuro de por lo menos 130 niños talentosos, que posiblemente se hubiese echado a perder si no tuvieran esta oportunidad.

En segundo lugar, este instituto está destinado a demostrar que invertir en Educación es más beneficioso que comprarle camionetonas a los altos funcionarios o hacer reparticiones del dinero público sin mayores cálculos que el partidario electoral. Fíjense que los 2.7 millones de dólares que se destinaron para este instituto son apenas un poco más que la cantidad de dinero que anualmente reciben los diputados sin que se le vea el beneficio.

A todos nos toca cuidar este proyecto. Al Gobierno actual y a los que vienen, sobre todo. Sería bueno que se impulsaran más iniciativas como ésta. Pero si no, como generalmente ocurre, por lo menos que no la contaminen políticamente. Ya este Gobierno le agregó innecesariamente el nombre de “Sandino”. Que se quede hasta ahí y deje a estos niños cumplir con sus sueños.