Las Coplas del Atabal, folclor granadino

Columnas - 08.06.2018

Diego Manuel Chamorro fallece siendo presidente de Nicaragua en 1923, “consumido por sus muchos vicios”, según el decir popular. Una copla muy conocida de la época fue: “Todas las mujeres tienen/ En el pecho dos nodrizas/ Y más abajito tienen/ A don Diego muerto’e risa”.

Colectada por Ernesto Mejía Sánchez en el viejo barrio El Hormiguero de Granada, expresa un ingenioso doble sentido, para satirizar al presidente y su estilo de gobernar. Se sabe que la gente la cantaba mencionando a don Diego en otras posiciones, o la cantaba con los nombres de otros personajes de la clase política de aquellos años.

La copla es la cuarteta que inventa el pueblo sencillo, heredada de los romances españoles. En nuestro folclor hay dos expresiones que giran alrededor de la copla: El Atabal de Granada y la Gigantona de León. En ambas expresiones de la cultura callejera, un cuerpo de tambores apoya a la copla, recitada por un pregonero.

Desde la época de la Colonia se inventaban espontáneamente como formas de protesta para expresar el descontento de la gente hacia los gobernantes, algunas cantadas y otras simplemente declamadas en la calle a grito partido.

Casi cien años después, la tarde de mayo cae sobre Granada y el Atabal sale a las calles con sus coplas satíricas contra el Gobierno, la población autoconvocada las improvisa entre tambores, consignas y algarabía: “Hoy les quiero expresar/ y lo digo como ayer lo dije/ la patria está despierta/ y la lucha sigue”.

cedeno598@hotmail.com

Sección
Columnas