Personal Shopper

Columnas - 10.04.2017
268-MAG-Cine1

 

Después de Clouds of Sils Maria, el director francés Olivier Assayas y la actriz norteamericana Kristen Stewart decidieron volver a unir esfuerzos en Personal Shopper. Si antes interpretó a la asistente de una glamorosa estrella de cine (Juliette Binoche), ahora es otra especie proletaria pululando en los márgenes de la celebridad.

Stewart es Maureen Cartwright, una joven estadounidense que vive en París, trabajando en una frontera marginal del negocio de la moda. Es una “compradora personal”, encargada de seleccionar y adquirir ropa y accesorios para gente acaudalada que quiere vestirse bien, pero no tiene tiempo de recorrer tiendas y atender desfiles.

Trabaja exclusivamente para Kyra (Nora von Waldstätten), una insufrible celebridad. Deprimida por la reciente muerte de su hermano, espera una señal de él, desde el más allá. Cuando la señal llega, no es loque ella espera.

La película funciona como pieza de suspenso psicológico, retrato sobre alienación cultural y exploración del duelo. Al menos, hasta que la trama toma un giro sangriento. Al cimentar una relación colaborativa con uno de los mejores directores de nuestros tiempos, Stewart afianza su posición como una actriz de consecuencia, cada vez más lejos de los éxitos taquilleros juveniles que la pusieron en el mapa de Hollywood. La película cosechó aplausos —y algunos abucheos, pero eso es de esperarse— en el apasionado Festival de Cannes. También conquistó el premio a Mejor Dirección. Sobre eso, nadie se ha quejado.

Personal Shopper

Producción: Charles Gillibert.
Dirección: Olivier Assayas.
Guión: Olivier Assayas.
Diseño de Producción: Francois Renaud-Labarthe.
Fotografía: Yorick Le Saux.
Edición: Marion Monnier.
Reparto: Kristen Stewart, Lars Eldinger, Sigrid Bouaziz, Anders Danielsen Lie, Ty Olwin, Nora von Waldstätten.
Estreno: Festival de Cine de Cannes, 2016.

Sección
Columnas

Touch Me Not!

Touch Me Not