Mujeres de poder

Columnas, Del editor - 19.01.2017

Sin ningún voto electoral conseguido, sin grados militares sobre sus hombros y, a veces, hasta sin cargo oficial alguno, un puñado de mujeres ha tenido una influencia decisiva en la conducción del Estado nicaragüense en los últimos cien años.

Doña Salvadora Debayle Sacasa de Somoza es, quizás, la que más relacionada estuvo con el poder. No solo fue la esposa del dictador Anastasio Somoza García, sino que ella misma es nieta de un presidente, Roberto Sacasa Sarria, sobrina de otro, Juan Bautista Sacasa, y madre de otros dos: Luis y Anastasio Somoza Debayle.

Podríamos agregar al grupo de “mujeres fuertes” a dos más durante el régimen de Anastasio Somoza Debayle: Hope Portocarrero y Dinorah Sampson, una era la esposa del dictador y la otra su amante. Ambas mantuvieron una gran influencia en las cosas de Gobierno, en campos definitivamente separados. Tanto poder llegaron a tener durante ese régimen, que los cercanos a Somoza se clasificaban en “del bando de doña Hope” o “del bando de la Dino”.

Una última mujer de gran poder es, sin lugar a dudas, la actual primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo Zambrana. Su sello personal es visible en todo evento de Gobierno y hay quienes creen que ejerce incluso más poder que el propio presidente Daniel Ortega.

Doña Salvadora o “Mama Yoya”, como le decían sus cercanos, es de quien tratamos en esta edición de Magazine. Muy poco se conoce de ella a pesar del protagonismo que tuvo en su momento. Su carácter era tan fuerte que Somoza García parecía blandengue al lado de ella, se dice. A su manera decidió la organización del Estado luego del asesinato de su marido en 1956. Y, ya anciana y con el régimen sandinista mandando en Nicaragua, tuvo que ser sacada en un ascensor de mimbre por una ventana para evitar que tuviera contacto con los sandinistas que se estaban tomando la Embajada nicaragüense en Washington en 1979.

Este es un perfil de doña Salvadora, la matrona de los Somoza, sin ningún interés de juzgar su papel en la historia. Este es el estilo Magazine.