Evolución de Edmundo Jarquín

Evolución, Periscopio - 14.08.2017
272-Mag-Jarquín

Fue “el feo que quiere una Nicaragua linda” en las elecciones presidenciales de 2006, que regresaron a Daniel Ortega al poder. Así se dio a conocer luego de que le tocó sustituir a Herty Lewites, candidato a presidente por el MRS, quien murió antes de la campaña electoral. Abogado y economista, trabajó 14 años en el Banco Interamericano de Desarrollo y ha estado durante una década vinculado a las políticas sociales de la ampliación del Canal de Panamá.

Repartidor de lotería

Hijo de padres somocistas, anticonservadores y antichamorristas, Mundo nació en Ocotal en 1946. Sus padres eran medianos comerciantes. La madre se llamaba Josefa Calderón Llanes y su padre era Humberto Jarquín Lovo, miembro de una familia de buen estatus económico, pero venida a menos. En 1956 su papá fue elegido diputado somocista. De pequeño Edmundo distribuía periódicos y billetes de lotería de un negocio familiar.

Hijo de diputado somocista

Con el dinero que ganaba su papá como diputado, pudo estudiar en el Instituto Pedagógico de Diriamba, de los Hermanos Cristianos de La Salle, donde el 11 de noviembre de 1960 un grupo de rebeldes se refugió después de intentar tomarse los cuarteles de Jinotepe y Diriamba. Los rebeldes tenían secuestrados a doscientos alumnos, mientras negociaban la liberación con la Guardia Nacional. Su papá encabezaba la negociación y pidió que liberaran a su hijo. Sin embargo, Edmundo no quiso salir porque “quería estar seguro de que le cumplieran las peticiones a los rebeldes”.

Bromista

Fue amigo personal de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, a pesar de que el periodista le llevaba 22 años. Según doña Violeta Barrios, viuda de Chamorro, su esposo se identificó profundamente con Mundo, porque entre otras cosas, tenía el mismo sentido del humor. A los 24 años se casó con Damaris Ramos Lovo, su primera esposa, con quien tuvo un hijo. Estando en Chile fue visitado por Chamorro. “¿Ideay, por qué se casaron tan jóvenes ustedes?”, les preguntó, olvidando que él se había casado a los 26 y Violeta a los 21. “¡Eh! Por la misma razón que vos, porque en nuestra cultura tan mojigata es la única manera de acostarse con la novia”.

¡Juega!

Ocho años después del asesinato de Chamorro, Jarquín se enamoró de Claudia Chamorro, hija de Pedro, con quien tuvo un hijo y se casó el 23 de septiembre de 1986, día en que Chamorro hubiera estado cumpliendo 72 años de edad. En ese momento ambos estaban divorciados. Tuvieron un encuentro casual. Mundo le regaló El amor en los tiempos del cólera, de García Márquez, y Arráncame la vida, de Ángeles Mastretta. “¿Nos casamos?”, le preguntó esa misma noche. “Juega”, contestó ella, imitando la expresión que solía decir Chamorro cuando sellaba un acuerdo o al asentir con algo.