El “rayo” jamaicano

Evolución, Periscopio - 11.10.2016
262-Mag-Bolt2

Es uno de los atletas más grandes de la historia. Poseedor de los récords mundiales de los 200 y 100 metros planos, la prueba madre del atletismo. Apasionado por la NBA y el cricket, sufre de una desviación en la columna que no le ha impedido ser el hombre más rápido del planeta.

La sombra de la enfermedad
Bolt nació en el seno de una familia pudiente si se compara con la pobreza de la isla caribeña. De niño, su crecimiento fue espectacular, lo que, unido a una alimentación desequilibrada, le provocó una escoliosis (desviación de la columna), pero aun así corría como un galgo. Empezaron a darle tratamiento hasta los 15 años de edad.

Ídolos y pasión por la NBA
El corredor Asafa Powell, consciente de sus cualidades, lo convenció para que se entrenara y no malgastase sus fuerzas de fiesta en fiesta y en otros deportes. Es por eso que Powell se convirtió en su ídolo, junto a Don Quarrie y Michael Johnson, otras leyendas de las pistas. Debido a que su gran pasión es la NBA, se trasladó a Estados Unidos donde tiene la oportunidad de ver a sus ídolos.

Superhumano
Alto (1.96) y fibroso (86 kg), su constitución no se correspondía con la musculatura de los últimos grandes velocistas, siendo tan alto, su salida de los tacos era lenta. Afortunadamente para el atletismo no hizo caso a las críticas. En los Juegos Olímpicos de Pekín consiguió tres medallas de oro y otras tantas plusmarcas mundiales en las tres pruebas en las que participó
(100 m, 200 m y 4×100 m), convirtiéndose en el hombre más rápido de la historia hizo un tiempo increíble:
9.69 segundos.

Más famoso que Bob Marley
En una encuesta entre la población de Jamaica, Bolt superaba ya con creces al que había sido el mayor referente de esa isla de apenas 2.7 millones de habitantes, el cantante Bob Marley. Bolt aseguró que jamás dejaría Jamaica y que no sucumbiría a los dólares americanos, porque lo consideraría una traición a su país. Sin embargo, ahora vive en Estados Unidos.