El Quijote de Granada

Perfil - 23.08.2009
José Joaquín Quadra

La vida de José Joaquín Quadra está ligada tanto a la ciudad colonial como a la historia de Nicaragua, por algo sin un Sancho o Rocinante, representa las quijotadas del pasado y presente de La Gran Sultana

Luis E. Duarte
Fotos de Orlando Valenzuela

Cuando uno lo ve es fácil compararlo con la figura enjuta y larguirucha en la imaginación de Miguel de Cervantes. Como su hermano, trece años mayor, el poeta Pablo Antonio Cuadra (q.e.p.d.), José Joaquín Quadra tiene el mismo aura quijotesco.

El mayor se firmaba simplemente PAC y él también acorta espacio, usa por lo general sus iniciales JJQ, como aparece por ejemplo en la puerta de su casa en la calle La Libertad de Granada.

Nació en esta ciudad y a sus 84 años no parece tener intenciones de separar sus restos de la historia de Granada, donde está arraigado por patrimonio familiar y tradición.

Uno entra a su casa y parece un archivo de historia, con fotos y periódicos de diferentes épocas, ligadas casi siempre a sus años dentro del Partido Conservador, un partido regional, de élite burguesa y católico que más existió a la sombra de los liberales de lo que ejerció verdaderamente el poder en la historia independiente de Nicaragua.

El mismo Quadra con “Q” admite que con dos presidentes conservadores en los últimos 20 años, ni siquiera el partido pudo sacar ventaja política y se mantiene disminuido por los liberales que sí han ejercido históricamente más poder en Nicaragua.

Su apellido tiene la “cu” original de los primeros integrantes de la familia, es parte de este pasado aún vivo en las familias más tradicionales y él de hecho como historiador e investigador ha debido recuperar.

 

Sección
Perfil