Javier Álvarez: un chef nica en Nueva York

Perfil - 09.10.2017
274-Mag-JÁ

Javier Álvarez es un joven chef de Estelí que se abre paso en Nueva York. Está a cargo de tres restaurantes de comida gourmet y ha recibido críticas de los mejores cocineros del mundo

Por Julián Navarrete

Para cenar en el restaurante Me and You, de la ciudad de Nueva York, se tiene que completar un cuestionario. Las preguntas cambian, pero en general se busca conocer los gustos de los clientes: comida, bebida, lugar para comer y para vivir. Con esa información Javier Álvarez, nicaragüense a cargo del lugar, interpreta las respuestas para cocinar los platillos que los comensales van a degustar en una fecha determinada.

Álvarez es un muchacho de 26 años de edad. Delgado, sonriente y con varios piercings en las orejas. Dice que una experiencia en este restaurante puede costar unos 300 dólares por persona. Claro, por lo general solo hay 16 mesas y se procura que el cliente pruebe entre cinco y seis platillos en un periodo de cinco horas.

El concepto del restaurante Me and You fue en parte una idea de Javier Álvarez, un esteliano que emigró a Estados Unidos en 2010 y solo seis años después se ha codeado con los mejores chefs del mundo. Los tres restaurantes a su cargo se están consolidando en el mercado neoyorquino desde hace más de año y medio de haber abierto.

A partir de que su historia empezó a circular en varios medios hispanos de Nueva York, Álvarez ha sido invitado a hacer eventos de cocina en Nicaragua. En septiembre de este año estuvo a cargo de una cena en Mukul Resort. Lo que significa que poco a poco cree poder cumplir su sueño de abrir un restaurante en Estelí, que según él servirá como una plataforma para impulsar el talento en el país.

“Porque un restaurante no solo es la comida que se sirve. Un restaurante son los cultivadores de los ingredientes. Son los artesanos que hacen las mesas y los diseñadores de la estructura. Es parte de la experiencia y es necesario proyectarlo”.

 

El nicaragüense está a cargo de tres restaurantes de lujo en Nueva York. Foto: cortesía

 

Sección
Perfil