A lo Marilyn Monroe

Periscopio - 09.10.2017
274-MAG-PerisMari

Marilyn Monroe se convirtió en un ícono de belleza inmortal no solo por su figura y su encanto en el cine, su naturalidad y su arrojo para hablar y mostrar su cuerpo, también tenía sus trucos de belleza. En entrevistas, como la que concedió a la revista Pageant y en publicaciones que le seguían la pista como Popsugar, comentó algunos, otros fueron saliendo a luz con sus maquillistas y asistentes de camerinos. Si quiere saber cómo lucía tan bella, aquí algunos.

Radiante. En cámaras lucía un brillo especial que lograba utilizando por capas vaselina, crema hidratante y productos dermatológicos como su bálsamo botánico reparador “Phormula 3-9” o el hidratante “Active Phelityl Cream”. El famoso “Elizabeth Arden Eight Hour Cream” estaba entre sus básicos. Las cremas hormonales que usaba hicieron que su bello facial fuese rubio, aspecto que siempre se negó a afeitar y que le daba un aspecto aún más radiante cuando la luz incidía sobre su rostro. La vaselina juega un papel importante como iluminador al aplicarla por ejemplo en los pómulos.

Mirada. El mago, detrás de su mirada seductora, fue Allan “Whitey” Snyder, maquillador profesional. Para darle profundidad difuminaba sombra blanca por el párpado móvil, algo que Monroe llamaba “el ojo de Greta Garbo”. Para el efecto húmedo sobre los párpados utilizaban un toque de vaselina o una gota de aceite. Para agrandar la mirada cortaba por la mitad pestañas postizas y las colocaba solamente en la parte externa del ojo.
Allan Snyder usaba cuatro delineadores; uno blanco en la línea de agua para hacerlo más grande visualmente, uno negro para ese característico “ojo de gato”, uno rojo con el que aplicaba un punto en la parte interna del ojo para que pareciesen más blancos y uno marrón, que extendía ligeramente en las pestañas inferiores, simulando la sombra de las superiores.

Contouring. Capas de color era el secretos de unos labios de diva. Podía utilizar hasta cinco tonos diferentes para los labios, del más oscuro en los bordes al más claro en el centro. Para conseguir ese efecto tridimensional puede probar primero creando la forma de los labios con el delineador más oscuro, como un marrón chocolate. Después, rellene el resto de labios con otro delineador más claro. El siguiente paso es usar el rojo más vivo para ayudar a difuminar, pero sin llegar a las líneas oscuras, para no restar profundidad. Se aplicaba iluminador en el centro para un efecto de volumen y un toque de bálsamo labial transparente es el punto final, según los consejos de maquillistas.
Esta técnica también la usaban en su nariz para dibujar el contorno y un toque en la punta para hacerla parecer más corta y fina.

Rubia. Era castaña de naturaleza y la colorista Pearl Porterfield fue la responsable de su emblemática corona dorada. Porterfield le aplicaba un tratamiento peróxido y mechas decolorantes cada tres semanas. Leyendas urbanas dicen que Monroe utilizaba polvos de talco de bebé para las raíces a modo de champú en seco, aunque el talco no es nada recomendable para el cabello.

Antiestrés. Para lucir relajada, hay que estar relajada. En la entrevista para Pageant comentó que odiaba hacer las cosas con prisa y estar rodeada de tensión. Procuraba dormir entre ocho y diez horas, y decía que los domingos podía tomarle dos horas salir de la cama. Dormir desnuda era para ella una forma de garantizar un sueño perfecto.

Aroma. En 1952, tras su entrevista y portada en la revista Life, nació la leyenda de las cinco gotas de Chanel nº5 antes de irse a dormir. Se decía que le gustaba tanto el olor a rosa de Bulgaria y jazmín que vertía la esencia en sus baños de hielo.

Contoneo. Aunque ella nunca lo confirmó, los rumores de que usaba un tacón media pulgada más corto que el otro para acentuar el bamboleo de sus caderas son tan populares como sus rutinas de ejercicio en el cuarto. Hacía diez minutos de rutina de pesas en las zonas de brazos y muslos, en repeticiones de 15. Se declaró enemiga del ejercicio como rutina tortura y decía que su dieta saludable la mantenía satisfecha.

Sección
Periscopio

Touch Me Not!

Touch Me Not