Aire Acondicionado

Periscopio - 14.08.2016
260-MAG-PerisCómo

Si en días de verano ha dado gracias por la existencia del aire acondicionado, su gratitud va dirigida al estadounidense Willis Carrier, el ingeniero eléctrico que logró diseñar una máquina que controlara la temperatura del ambiente interior.

Luego de graduarse el joven Carrier trabajó para Buffalo Forge Company, que fabricaba calentadores, sopladores y dispositivos de extracción y escape de aire. Una noche brumosa de 1902, mientras esperaba el tren a casa, intentaba mirar a través de la niebla y se dio cuenta que podía secar el aire haciéndolo pasar por el agua. Ahí empezó a desarrollar su idea de fabricar aire con cantidades específicas de humedad y al lograr controlar este valor descubrió el fundamento base del aire acondicionado moderno.

Pero la primera fase de su invento no se usó para solucionar el problema de un grupo de personas acaloradas, sino para Sackett-Wilhelms, compañía litográfica y de publicaciones en Brooklyn, que en ocasiones no podían fijar correctamente los colores debido a los efectos de calor y humedad en el papel y la tinta.

En 1906 Willis Carrier recibió una patente para su método y empezó otras invenciones sobre refrigeración y control de humedad. En 1915, él y seis amigos ingenieros formaron la Carrier Air Conditioning Company dedicada a la innovación tecnológica de su único producto: el aire acondicionado.

Al lograr climatizar los ambientes interiores, Willis Carrier transformó la industria, los negocios y el estilo de vida de muchos. Fue incorporado al Salón Nacional de Inventores Famosos en 1985 y nombrado una de las 100 personas más influyentes del siglo XX por la revista TIME en 1998.

Sección
Periscopio