Alejandro Serrano Caldera, el filósofo de Nicaragua

Evolución, Periscopio - 09.10.2017
274-Mag-ALE

Es conocido por ser “el filósofo de Nicaragua”. Alejandro Serrano Caldera fue elegido entre los cien filósofos más influyentes del mundo hace unos años, según una selección que hizo la Revista Internacional de Filosofía de Alemania, que les preguntó a todos sobre las tareas primordiales para la reflexión en el comienzo del Siglo XXI.

Pianista

Desde pequeño aprendió a tocar el piano y el acordeón, influenciado por su familia materna. Su mamá, “Lili” Caldera Vega, es sobrina del reconocido músico de Masaya, Alejandro Vega Matus. Durante la adolescencia integró un conjunto musical llamado Los Trovadores, formado por estudiantes de primaria y secundaria.

El príncipe

En la Universidad Nacional Autónoma de León, Serrano Caldera era conocido como “El Príncipe”, según una anécdota del escritor Sergio Ramírez. “Quizás por sus augustos modales y también porque era el único que yo recuerde que en su pieza de estudiante dormía bajo un mosquitero señorial”. En ese tiempo era declamador y tocaba el piano en radioteatros, en obras de García Lorca, un acto artístico que recibía el nombre de melopea, propio de las veladas que tanto se cultivaban entonces en Masaya, donde nació.

Cortázar

Es casado con Giovanna Amara Pace, de origen italiano, con quien contrajo matrimonio el 20 de diciembre de 1964, en la iglesia de San Giovanni e Paolo en Roma. Concursó en certámenes de oratoria en el extranjero. Fue ensayista, poeta y jurista. Perteneció a la generación de la autonomía universitaria, la cual era integrada por los más grandes intelectuales de la época. Conoció y fue amigo del escritor argentino Julio Cortázar y del poeta nicaragüense Carlos Martínez Rivas.

La Nicaragua posible

La obra de Hegel fue su primera gran influencia filosófica. Ha publicado 25 libros individuales. Su esposa lo convenció de organizar todos sus escritos en unos compendios llamados Obras, que han originado cátedras y una revista cuatrimestral de filosofía, que busca promover un debate en el país. Entre 1990 y 1992 Serrano promovió un debate llamado “La Nicaragua posible” en donde reunió como expositores al comandante Daniel Ortega, al exministro Antonio Lacayo Oyanguren, al vicepresidente de la República, Virgilio Godoy Reyes, al doctor Emilio Álvarez Montalván, Luis Sánchez Sancho y Mauricio Díaz Dávila.