Aprenda “gastrofísica”

Periscopio - 13.11.2017
275-MAG-PerisComer

Comer es un acto que integra todos sus sentidos, por eso no estaría mal decir que comemos con el cerebro.
Charles Spence, autor del libro Gastrofísica, la nueva ciencia de la comida, explica que el término se refiere al estudio de los factores que influyen en nuestra experiencia multisensorial al comer y beber.

Se trata de una disciplina moderna que investiga la forma en que todo lo que rodea la comida influye decisivamente en cómo la percibimos, saboreamos, disfrutamos y nuestro juicio final sobre ella. Muchos restaurantes de vanguardia ya están familiarizados con el término, y sobre todo las divisiones científicas de la industria alimentaria, desde hace tiempo que las grandes marcas engañan a nuestro cerebro gracias a los estudios de gastrofísica que elaboran sus expertos.

El catedrático en Psicología Experimental en Oxford, Spence, junto con su equipo de investigadores, abarca la neurociencia, el marketing, la psicología y otras disciplinas. Llevan años demostrando que el sentido del gusto no tiene la última palabra a la hora comer.

“Es el sentido más prescindible cuando comes. En el libro hablo de un par de personas que perdieron el sentido del gusto y lo notaron muy poco. Los sentidos más importantes a la hora de comer son la vista y olfato. Lo que vemos, por las expectativas generadas; lo que olemos, por razones evidentes y por el olor retronasal en el fondo de la boca cuando tragamos”, afirmó Spence a la prensa internacional.

De acuerdo con la gastrofísica, el sabor de un producto está sujeto a infinidad de factores ajenos a la comida y el hecho de comer algo no es tan sencillo como creemos; es una sinfonía complejísima en la que intervienen todos los sentidos y que alcanza toda su épica en el cerebro. Por eso el contexto es determinante en su experiencia al comer.

“Da igual el tipo de comida que sirvas, siempre la servirás en algún sitio, siempre habrá un contexto. Y todo lo que está en ese contexto in fluirá en la percepción de la gente. Es imposible librarse”, afirma el catedrático.

Sección
Periscopio