Brindis por la muerte

Periscopio - 14.08.2017
272-MAG-PerisBrindis (nueva)

El envenenamiento era una causa de muerte común en la antigua Roma. Se popularizó tanto como método para asesinatos que se empezaron a crear mecanismos para detectar atentados y evitar morir de la trampa mortal en un buen trago.

Los poderosos y amos antes de comer o beber algo, incluso en sus propias casas, daban de probar a sus esclavos o sirvientes. Así se aseguraban que sus alimentos fueran seguros. O si alguien estaba tratando de matarlos. Esta práctica dio origen a la figura de los catadores que en la actualidad no corren ningún riesgo y se llevan a la boca los más exquisitos bocados y bebidas.

Si el vino se servía en una reunión o en una fiesta, los anfitriones debían ser los primeros en servirse de una botella común y dar el primer trago. Así el evento podía seguir en tranquilidad o retirarse, y este sería el origen de los ahora famosos brindis, según la investigación histórica de la Universidad de Chicago, titulada Venenos y envenenamientos entre los romanos.

Un par de ritos que continuamos usando con alegría en los buenos momentos, pero que tienen un pasado oscuro en la historia.

Sección
Periscopio

Guatusa