¿Cerveza? ¡Hágalo como profesional!

Periscopio - 11.09.2017
273-MAG-PerCerv

La cultura cervecera se encuentra en los bares pero puede trasladarse hasta su casa. Páginas especializadas en esta bebida han recogido los consejos de maestros cerveceros y campeones de “tiraje de cerveza” o profesionales para servir esta bebida y les compartimos algunas claves para disfrutar de una cerveza con todas las de ley.

No todas las cervezas se toman a la misma temperatura, aunque en general se sirvan bastante frías. Para algunos maestros cerveceros a la hora de catar lo recomendado es hacerlo sin enfriar, pero para beber en casa puede seguir la guía de entre cinco y ocho grados para una cerveza rubia, y entre unos ocho y doce para la cerveza negra que es más consistente.

No meta los vasos al refrigerador. Aunque usted crea que está limpio, siempre puede impregnarse de algún olor que interfiere con el de la bebida. Si tiene la costumbre de meterlos al congelador corre el riesgo de que se forme una fina capa de hielo que al contacto con el líquido se deshace, agua la bebida y desvirtúa su sabor.
Humedezca el vaso. Basta con que llene el vaso o copa con agua muy fría y luego lo vacíe, con esto usted refresca la superficie y deja las paredes húmedas para que la cerveza deslice mejor, no pierda fuerza ni se descarbonate al vertirla.

Sirva poco a poco. Con el vaso inclinado a 45 grados y la boca de la botella cerca, sirva despacio solo el 75 por ciento de la bebida. El resto se sirve elevando un poco la botella para crear una capa de espuma o giste.

Corona de espuma. Lo ideal es que esta capa mida entre dos y tres centímetros, pero no se trata solo de hacerla lucir más apetecible, la función de la espuma es la de proteger la cerveza del oxígeno que la oxida y evita que se escape el gas carbónico.

Elija siempre tomar en vaso en lugar de botella, los expertos consideran que aunque le sepa bien en la botella, en vaso se disfruta mejor y de manera más íntegra el sabor de la bebida.

Evite las grasas. Si está comiendo por ejemplo unas costillas de cerdo o de res bastante grasosas, esta grasa se quedará impregnada en sus labios y al beber de su vaso este contacto grasa-espuma hace que se consuma. Morder un poco de pan o quesos antes de tomar puede ser una opción para no perder la espuma ni el sabor de su cerveza.

Sección
Periscopio