Deporte y cerveza ¿porqué no?

Periscopio - 12.02.2017
266-mag-periscerveza

¿Sediento después de ejercitarse? Según un grupo de médicos docentes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, España, la cerveza es un opción para la rehidratación de los deportistas en cantidades moderadas.

En la investigación participó Juan Antonio Corbalán, exjugador de baloncesto profesional, director de juego y cardiólogo especialista en Medicina Deportiva, quien aseguró que la cerveza tenía buen perfil para una hidratación eficaz del organismo tras el ejercicio físico.

Por su bajo contenido de alcohol expuso que esta bebida es “absolutamente compatible” tanto con el rendimiento deportivo de alto nivel o como con el de un adulto promedio que se ejercite regularmente. Por sus componentes la cerveza tiene propiedades antioxidantes que además resultan favorables al sistema cardiovascular. Eso sí, la cantidad ingerida debe ser adecuada a su capacidad de metabolizar el alcohol.

Un experimento de la misma universidad, firmado por Jiménez Pavón y Javier Romero, puso a prueba en dos ocasiones a un grupo de deportistas a quienes hidrató primero con agua y luego con cervezas. El experimento concluyó en que no había efecto negativo de la cerveza respecto al agua en cuanto a nivel de hidratación, coordinación, atención o tiempo de percepción-reacción inmediatamente después del ejercicio como dos horas después. Además el nivel de alcohol contenido en la cerveza no fue suficiente para comprometer la capacidad de hidratar de la cerveza.

El catedrático de Fisiología Médica de esa universidad, Manuel Castillo Garzón, explicó también que la ingesta moderada de cerveza no empeora las capacidades psicocognitivas de los deportistas, es decir que no provoca la pérdida de campo de visión, ni implica un mayor número de errores. En porciones moderadas, según el catedrático, aumenta la tolerancia al esfuerzo físico y reduce el estrés que supone hacer ejercicio en condiciones extremas.

Esa afirmación coincide con el American College of Sport Medicine, que mostró estudios sobre el consumo moderado de cerveza y el deporte en los que no han detectado que sus grados de alcohol afecten negativamente a la fuerza, potencia, resistencia muscular, la velocidad o el rendimiento cardiovascular. Y aclaran que el rendimiento deportivo no se verá afectado dependiendo la dosis ingerida, el hábito de consumirlo y la duración del ejercicio.

Sección
Periscopio