La maniobra de Heimlich

Periscopio - 09.01.2017
Henry Heimlich

En 1972 hubo al menos cuatro mil casos de muertes por asfixia con algún objeto atascado en la garganta. Fue la sexta causa de muerte accidental en los Estados Unidos y Henry Heimlich, médico estadounidense, no concebía como un accidente menor podía matar tanta gente.

Hasta entonces las recomendaciones médicas en caso de alguien se atragantara eran darle palmadas en la espalda o introducir el dedo en la garganta, pero Heimlich aseguraba que eso forzaba más el objeto atravesado y hacía más difícil su expulsión, por eso el cirujano torácico empezó a buscar otra solución.

Sostenía que como los pulmones todavía mantenían una reserva de aire, una compresión en el lugar adecuado empujaría el aire hacia arriba, lo que a su vez expulsaría con fuerza el objeto atascado.

Entonces Heimlich empezó a experimentar con sus perros durante dos años, hasta que diseñó la maniobra que bautizó con el nombre de “presión subdiafragmática”.

En 1974 la maniobra que finalmente se popularizó con su nombre empezó a usarse para salvar vidas de una manera muy sencilla: abrazar por la espalda a la persona, agarre su pulgar con la mano y ciérrela en forma de puño. Luego apoye el puño con el pulgar sobre el abdomen, entre el ombligo y el final del esternón. Presione con fuerza hacia arriba y hacia adentro, un par de veces hasta que la persona expulse el objeto que lo asfixia.

Desde entonces la maniobra fue adoptada por autoridades sanitarias públicas, aerolíneas, restaurantes y el nombre de Heimlich comenzó a ser reconocido en todo el mundo. Él escribió su autobiografía en torno a su invensión y murió este diciembre a los 96 años. Antes de morir él mismo usó su técnica para salvar a una compañera de residencia que tenía atascado un trozo de carne con un hueso. “”No sabía que podía realmente hacerla hasta el otro día”, le dijo a la BBC.

Sección
Periscopio