Momotombo, volcán nacionalista

Periscopio - 08.06.2018
momotombo

Como la estatua de La Libertad se levanta en la entrada de la bahía de Nueva York, para el científico Jaime Íncer Barquero, el volcán Momotombo se alza junto al lago de Managua como un símbolo de nacionalidad, como si fuera el “emperador del agua”.

Puede leer: ¿Sabe por qué no recuerda nada de cuando era bebé?

El Momotombo tiene un cono casi perfecto que se erige a unos 1,200 metros de altura sobre el lago Xolotlán. En su base hay bosques y matorrales, pero la cumbre “calva y desnuda” está recubierta por arenas rojizas, describe Íncer Barquero en su libro Nicaragua un anecdotario de memorias y vivencias.

En el libro el científico narra que Rubén Darío contaba que los frailes de la conquista subían hasta la cumbre de los volcanes y rociaban agua bendita en los ardientes cráteres para aplacar la furia de las erupciones.

Además: La tienda más cara del mundo

Durante el bautismo los nombres indígenas eran cambiados por otros más acordes con el santoral cristiano. Pero cuando los frailes intentaron sacramentar al volcán que se levantaba junto al lago Xolotlán y trataron de plantar una cruz en la cúspide, el monte retumbó y estremeció. Los religiosos asustados bajaron sin cumplir con la ceremonia sacramental.

Según Íncer, esa es la razón por la cual el volcán todavía conserva su ronco, sonoro, retumbante y onomatopéyico nombre: ¡Momotombo!

Le puede interesar: ¿Cómo se hizo el piano?

Sin embargo, “Mamea” fue el nombre que dieron los indígenas nagrandanos, como nombre alusivo al fuego. El término también se tradujo como “alto y cerca del agua”, en lengua chorotega. Y en el náhuatl popocatzonpol, “gran cumbre humeante”.

Sección
Periscopio