Sombrero Panamá

Periscopio - 11.09.2017
273-MAG-PerisSomb

El tradicional sombrero crema de ala suave y cinta en la copa es uno de los modelos más elegantes, cotizados y atemporales de su tipo. Conocido popularmente como sombrero “Panamá”, en realidad tiene su origen en Ecuador, donde le llaman sombrero jipijapa, nombre de la provincia de Manabí, que comparte con la ciudad de Montecristi la elaboración original de esta pieza que se confecciona con las hojas trenzadas de la palmera o paja de toquilla (Carludovica palmata).

Fue en la primera década de 1900 que miles y miles de sombreros jipijapa fueron importados a Panamá desde Ecuador para el uso y protección de los trabajadores en la construcción del canal interoceánico. Cuando el presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt, visitó Panamá para ver los avances del proyecto en noviembre de 1906 lucía un sombrero jipijapa. A partir de entonces la leyenda de los sombreros Panamá ha continuado.

La técnica del tejido y la paja toquilla o palma de iraca, como también se le conoce, llegó hasta Colombia en 1860 de la mano del ecuatoriano Juan Crisóstomo Flórez, quien descubrió que en el municipio colombiano de Aguadas, departamento de Caldas, también crecía esta palma y enseñó a los lugareños la tradición. Así nació el sombrero aguadeño, primo hermano del sombrero jipijapa, con una característica que lo distingue del resto: puede enrollarse sobre sí mismo sin riesgo de deformarse.

El tejido tradicional del sombrero ecuatoriano de paja toquilla fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco el 6 de diciembre de 2012 y su confección sigue siendo artesanal. Una pieza en mercado internacional puede costar entre 100 hasta 30 mil dólares, cuando se trata de lujo.

Sección
Periscopio

Guatusa