Stalin, hombre de acero

6 Grados, Periscopio - 09.01.2017
265-mag-6g5

Fue un dirigente soviético que gobernó férreamente la URSS desde 1929 (año en que se erigió como sucesor de Lenin tras el exilio de Trotsky) hasta su fallecimiento en 1953. Al precio de una represión sanguinaria y de inmensos sacrificios impuestos a la población, Stalin logró convertir la Rusia semifeudal en una potencia económica y militar capaz de contribuir decisivamente a la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Vaqueros: Era fanáticos de las películas estadounidenses, especialmente de las vaqueras. Aunque no impidió que urdiese un plan fallido para asesinar al mítico John Wayne, debido a las opiniones anticomunistas del actor.

Acero: Nacido como Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, en 1910 decidió adoptar un nombre más sugerente: Stalin. En ruso significa «hombre de acero», sinónimo de dureza y frialdad.

Sacerdote: La madre de Stalin era una devota cristiana ortodoxa que esperaba que su hijo se ordenase sacerdote.Se le echó del seminario por su agitación política.

Funeral: En el funeral de su primera mujer, Stalin pronunció las siguientes palabras: «Ha sido la única criatura que ha logrado ablandar mi corazón de piedra. Ha muerto y, con ella, han muerto los últimos sentimientos de afecto que yo tenía para la Humanidad». Aunque su «amor» no impidió que arrestara a su familia en 1937, acusándola de traición.

Disparo: Su hijo Yakov se disparó a sí mismo pero logró sobrevivir. Stalin comentó que «ni siquiera es capaz de disparar bien». Terminaría siendo capturado por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y su padre rechazaría un intercambio de prisioneros de guerra por él.

Chimpacé: Stalin le ordenó en su día a sus científicos la creación del «humancé», un híbrido de humano y chimpancé. Un chimpancé y cinco mujeres para experimentar. Lo cierto es que antes de poder proceder a la inseminación de las mujeres, el chimpancé escogido murió, Ilya cayó en desgracia y fue condenado al exilio. Otra víctima más de las temidas purgas estalinistas.