Un toque de historia y maquillaje

Periscopio - 09.01.2017
maquillaje

Labial, delineador de ojos o polvos para el rostro. La industria del maquillaje ofrece un sin número de productos para la belleza, colores, ceras, aceites. Aunque todo sea para lucir más atractivo, la historia del maquillaje tiene datos tan interesantes como perturbadores. Le contamos algunos.

El icónico delineado negro que se lucía en el antiguo Egipto, ese que caracteriza a la reina Cleopatra, eran polvos más que solo decorativos, los usaban también como una suerte de protección solar a la vista, pero además las personas creían que ese maquillaje les protegía también de las enfermedades.

El kohl negro y otros polvos verdes que se ponían en los párpados contenían sales de plomo. Unos investigadores franceses revelaron en 2010 que esas sales disminuían la producción de monóxido de nitrógeno, lo que fortalecía el sistema inmunológico de la persona y prevenía infecciones oftálmicas. Digamos que tenían al menos un poco de razón, pero eso no significa que sea del todo bueno.

Según explicó la epidemióloga Jennifer Weuve, en la revista Science, la esperanza de vida en el antiguo Egipto no superaba los 30 años y la gente moría de enfermedades comunes. Con el promedio de vida actual, la exposición prolongada al plomo les habría causado muchos problemas de salud.

Durante el Imperio Romano las mujeres usaban maquillaje de plomo para blanquearse el rostro, y en el siglo XVI la nobleza inglesas adoptó la costumbre.

La reina Isabel I se aplicaba una mezcla de plomo y vinagre para cubrir las cicatrices que le dejó la viruela. Esa combinación conocida como albayalde de Venecia o azúcar de Saturno alisaba el cutis en su uso cotidiano, pero tras su uso prolongado decoloraba la piel, provocaba la caída del cabello y putrefacción dental.

En los Estados Unidos a finales del siglo XIX, en los periódicos se ofertaban unas latas de obleas que al consumirse prometían eliminar pecas, espinillas y otras imperfecciones faciales. “Obleas de arsénico para el cutis”, anunciaba la etiqueta.

Sección
Periscopio

Guatusa


El oro