¿Viaje agradable? ¡No haga esto!

Periscopio - 12.02.2018
viaje

Abordar un avión para conocer un nuevo destino o por asuntos de negocio puede resultar emocionante, pero cuando se trata de largas horas es inevitable el tedio que provoca.

Mucho se habla de lo que se debe hacer durante este tiempo a bordo, pero pocas veces se dice lo que se debe evitar para conseguir un viaje más satisfactorio. Le compartimos estas cinco cosas que no debería hacer si quiere tener una experiencia de vuelo lo más satisfactoria posible.

Caminar descalzo: El suelo del avión puede parecer limpio, pero en realidad está lleno de gérmenes. Durante el vuelo, múltiples sustancias caen a la alfombra, desde alimentos y bebidas hasta vómito de los tripulantes mareados. El piso se limpia pocas veces al día y de manera no muy minuciosa.

Tomar mucho alcohol: Aunque una copa de vino o cerveza podría ayudar a relajarse, el alcohol deshidrata el cuerpo. Además, debido a la altitud y la altura los efectos serán más intensos. Es probable que se emborrache con mayor facilidad, esto le hará llegar más cansado a su destino.

Consumir hielo o agua del avión: Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA), pocos aviones pasan los estándares de salud, los filtros de agua de los aviones suelen ser poco higiénicos. Así que evite el hielo y procure pedir agua embotellada.

Quedarse sentado todo el vuelo: Evitar la ropa ajustada y levantarse a caminar varias veces durante el viaje puede hacer que su cuerpo no se hinche. Si no puede levantarse, intente flexionar sus brazos y piernas para que la sangre circule.

Usar lentes de contacto: De ser posible, use lentes tradicionales. El aire de la cabina es muy seco y puede causar irritación, además de la resequedad que provoca dormir con ellos.

Sección
Periscopio