¡Amo a mi mascota!

Reportaje - 13.06.2010
Amo a mi mascota

Llega un punto de la relación humano-animal cuando éstos dejan de verse como amo y mascota, y los animalitos pasan a ser un miembro más de la familia. Esto ha llevado a muchas personas a crearles su propia página en facebook, llevarlos a un Spa animal, gastar un salario mínimo en consulta veterinaria, vestirlos al último grito de la moda e incluso arreglarles matrimonios

Tania Sirias

El avión de Roberto Rivas, presidente del Consejo Supremo Electoral, realiza varios viajes al mes hacia la vecina del sur, Costa Rica. Al menos, dos de estos vuelos son para llevar a sus perros de raza japonesa akita, a su consulta en el Centro Médico Veterinario, cuyo costo es de 25 dólares. Algunos lo llamarán excentricidad, otros amor hacia sus mascotas.

Yorlene Chavarría se define amante de los animales. Su mimada es Byoneth, una perrita doberman a la cual le realizará el 30 de julio su boda canina. En este momento se encuentra concentrada en el ajuar, en el cual ha invertido hasta el momento 80 dólares.

Esta diseñadora de modas para perros y gatos, relató que Byoneth se conoció con su futuro “esposo” el pasado 30 de enero en una pasarela animal. “Vimos que se gustaron, así que Lucía (Taswuaz) lo llevó a mi casa para que se conocieran mejor”, relata Chavarría.

Esta singular pareja de “perros enamorados” tendrá que cumplir con un contrato pre nupcial, el cual establece hasta fidelidad de los caninos.

“Existe una cláusula de fidelidad, y si ésta es incumplida por alguno de los perros, el matrimonio canino queda disuelto”, expresa Yorlene tajantemente. El acuerdo también establece que los perros tendrán que verse una vez a la semana, ya sea llevarlos a comer o una simple salida al parque.

 

Sección
Reportaje