Bambú: la grama de los dioses

Reportaje - 11.12.2017
276-Mag-Bambú5 (2)

El bambú fue nombrado por la ONU como la “planta milenaria”. Tiene más de 1,500 usos y los especialistas auguran que podría salvar la Tierra. En Nicaragua hay entusiastas y estas son sus historias

Por Julián Navarrete

Algunas noches Jorge Bonilla sueña con bambú. Esta planta invasora, como en el suelo húmedo, se apodera fuerte y firme de su casa. Afuera hay un inmenso sillón barnizado de café. Adentro un juego de muebles con un tono más claro. En el centro de la sala se encuentra un comedor, y más allá unos desayunadores. Todos tubulares. Todos a base de la planta con la que sueña Bonilla.

Empezó a soñar despierto una mañana montado en un bus de Rivas a Managua. Estudiaba Arquitectura en la capital y había leído una revista que desplegaba un reportaje sobre construcciones a base de bambú. La idea le pareció genial y, en ese momento, agarrado de los pasamanos de la ruta, prometió fundar una empresa de esta planta.

Hoy, parte del sueño se puede ver en el kilómetro 108 de la carretera hacia el departamento de Rivas. Un rótulo: “Bambuksa, desarrollo ecológico”. El ruido de las máquinas cortadoras se apodera del lugar. Dos hombres perforan y ajustan pernos. Otro hombre está lavando las varas de bambú que se irán en un pedido que saldrá por la tarde. Son unos ocho trabajadores en el inicio de la jornada del taller de Bonilla, el único especializado en construcciones de viviendas de bambú en Nicaragua.

Desde esa mañana que hizo la promesa en el bus ha pasado mucho tiempo. Bonilla ya ha ganado unos cinco premios en emprendimiento, es el único centroamericano con una especialización en construcciones de bambú que estudió en Colombia, y ahora imparte talleres y hace acuerdos con universidades del país para capacitar a universitarios interesados en trabajar con la planta.

El interés sobre el bambú no es exclusivo de Bonilla. A nivel mundial los especialistas ambientales le han puesto la ficha de ser el material que podría salvar al mundo del desastre medioambiental. The New York Times lo vaticinó desde 2007, en un reportaje en donde afirmaba que “el bambú podría salvar la Tierra”. Mientras que las Naciones Unidas en 2016 lo nombró: “Planta del milenio”.

Ante el arrasamiento de los bosques, la escasez de agua y el calentamiento global, regresar a esta planta, utilizada desde la antigüedad, es la mejor opción en tiempos de desarrollo tecnológico. Los especialistas calculan que el bambú tiene unos 1,500 usos. Telas, medicina, alimentos, cosméticos, pisos, casas, carbón y electricidad, entre tantos otros que se desarrollan a base de esta hierba que podría apoderarse del mundo en el futuro.

Faena de corte de tallos en Bambuksa. Foto: Óscar Navarrete

 

***

Sección
Reportaje