Budistas en Nicaragua

Reportaje - 09.08.2015
Centro Budista

El budismo es una de las religiones históricas más difundidas del mundo, sin embargo, aquí en Nicaragua tiene una pobre presencia desde hace 17 años. Algunos de los practicantes nicaragüenses comparten sus experiencias

Por Ulises Huete

Alas 8:15 a.m. del sábado comienzan las clases en el Centro Budista Kadampa Bodhichita. Amelia Vogl, estudiante del centro, llega dos horas antes porque le toca arreglar la gompa, que es el lugar donde los budistas reciben las clases, meditan y hacen oraciones. Limpia el piso, cambia las ofrendas y pone las sillas y los cojines con sus respectivas mesitas donde se sentarán los otros estudiantes. Luego, uno a uno llegan los alumnos y la maestra al centro.

Le puede interesar: Una monja budista en Nicaragua

Los practicantes esperan de pie el ingreso de la maestra a la gompa. Frente a ellos, el altar con las imágenes de los Budas, a los pies de estos, ofrendas de boles con agua, pequeñas copas rebosantes de té, licor, leche, cereal y unos recipientes con miel sellados con papeles dorados. La maestra entra, se detiene frente a las imágenes y junto con ella todos hacen tres postraciones. En seguida, unos se sientan en cojines y otros en sillas. Después de unos minutos de silencio, comienzan a recitar unas oraciones.

Puede leer: Sociedades secretas

Amelia Vogl tiene 72 años, es administradora de empresas jubilada, tiene tres hijos y vive con una de sus hijas, su yerno y sus nietos. Comenzó a practicar el budismo hace 17 años. “En 1998 mi amiga Mayra Pasos fue de turista al Nepal, compró un libro de budismo kadampa y luego contactó a unos practicantes de esa tradición en México. Después nos invitó a Claudia Pereira y a mí para que nos reuniéramos a estudiar otros textos budistas que había conseguido”, recuerda.

Además: El poeta cazador de monjas

Durante varios meses, las tres se juntaban cada 15 días hasta que decidieron invitar públicamente a otras personas para escuchar estas enseñanzas en La Mansión Teodolinda. A esa primera actividad abierta llegaron 80 personas y de esta manera se inició el grupo budista.

 

Sección
Reportaje