Carta a mi padre, el presidente

Reportaje - 15.07.2007
Reunión familiar. La ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro

Tres hijos de presidentes hablan sobre sus padres. Adaptadas al formato carta, son declaraciones recogidas por el periodista en base a entrevistas personales, cuidando estrictamente la literalidad de lo dicho y sólo dándose licencia para los pequeños retoques que exige el estilo epistolar

Por Carlos Salinas Maldonado
Fotos: Archivo La Prensa/Cortesía/Moisés Matute

Anastasio Somoza Debayle, el poderoso dictador de Nicaragua, despidió a uno de sus hijos cuando éste partía al extranjero más que con un beso, con una reprimenda. Uno de sus empleados sacó una caja de lustrar, y el dictador le dijo a su hijo al oído: “Si no sobresalís y si por alguna razón creés que vas a poder volver a Nicaragua como hijito de papá, quiero que sepás que para mí sólo vas a servir de lustrador”.

Le puede interesar: La fortuna de los Somoza

El Presidente era el padre duro y estricto. Doña Violeta Barrios, mientras gobernó, dejaba a un lado las comunicaciones que hacía con otros poderes del Estado y del extranjero para llamar a una mujer que vivía en Estados Unidos, que pasaba por el dolor de la agonía de uno de sus hijos. Era el momento cuando hacía a un lado todo su trabajo. Al otro lado la aguardaba Claudia Chamorro.

María Dolores Alemán es otro caso. ¿Se imaginan el celo de un padre con una muchacha joven a la que ha protegido toda la vida, sobre todo después que perdió a su madre?

Lea también: “Amorcita linda…”. El amor de Carlos Fonseca

Esto y más ofrece magazine, después de entrevistas exhaustivas a tres hijos de presidentes. A uno se le localizó en Guatemala, adonde vive su exilio desde que la dictadura somocista fue derrocada; otro en una elegante casa que sirve para la sede del partido Movimiento Renovador Sandinista, adonde su esposo fue candidato presidencial. Y allí está también la historia de una diputada que recuerda al padre más que al político encarcelado por corrupción.

Además: Los hijos del presidente Daniel Ortega

Todo esto escrito en estilo epistolar, pero respetando literalmente sus declaraciones. Magazine buscó a otros hijos de presidentes como los de Daniel Ortega y Enrique Bolaños, pero con ellos fue imposible lograr algo. Y lo que queda es el sabor de estas anécdotas caseras contadas en este relato y en las cartas de cada uno de estos personajes.

A mi padre, Anastasio Somoza Debayle

Papá:
Te escribo estas líneas como un recuerdo de tu memoria. Un recuerdo vívido que siempre llevo conmigo. Como aquellos días felices en Nueva York. Es cierto que eras un padre típico ejecutivo, salías en las mañanas y regresabas de noche, con los fines de semana dedicados a la familia. Pero siempre estuviste muy cerca de los tres hijos que habíamos nacido: Julio, Carolina y yo. Recuerdo cuando nos llevabas al Central Park, al Circo, a paseos al parque de diversiones que existía en Coney Island.

Pero eso duró hasta que mi abuelo te ordenó que regresaras a Nicaragua, en la época en que él decidió volver a postularse como candidato a la Presidencia por el Partido Liberal. En esa etapa pasaste de ser mi papá para convertirte en una figura de autoridad, distante, seria y muy formal. Esa fue la etapa en que dejé de llamarte papá y comencé a decirte “el Jefe” enfrente de todos, excepto mi madre, que jamás aceptó que te llamáramos así en su presencia.

 

Sección
Reportaje

Guatusa