Cuando Corn Island era “la isla del diablo”

Reportaje - 14.02.2016
Great Corn Islandes la isla mayor del municipio

Antes de convertirse en el destino turístico al que todos quieren ir, estas islas fueron cárceles naturales en las que Anastasio Somoza García recluyó a sus enemigos. Este es el pasado de infierno de la paradisíaca isla del Caribe nicaragüense

Por Tammy Zoad Mendoza M.

Los guardias llegaron antes de la medianoche. Abrieron los portones y ordenaron que se levantaran. Uno a uno fueron saliendo de las celdas de La Aviación y El Hormiguero, donde estaban presos por “subvertidores” y “comunistas”. Estudiantes universitarios, abogados y simpatizantes del recién nacido Partido Liberal Independiente, todos habían sido arrestados en las protestas civiles que desde abril de ese año se alzaban en oposición al Gobierno.

Era julio de 1944 y el presidente Anastasio Somoza García, con siete años en el poder, ya había manifestado su deseo de reelección para los comicios de 1947. Todo el que se opusiera recibía escarmiento en la cárcel. Pero esa madrugada del 14 de julio los sacaron y los llevaron a sus casas, escoltados, para despedirse de sus familias. Iban a Corn Island, sin boleto de regreso. “¡Desterrados! ¡Confinados a Corn Island!”, titulaba La Prensa en la portada de ese día.

“Corn Island es una isla pequeña, a su alrededor abundan tiburones y está casi completamente incomunicada con el resto de Nicaragua. El presidente de la República a esta hora de libertades y manifiestos, concede a ciertos reos políticos unos meses (?) de ‘vacaciones’ en la preciosa isla”, reza un artículo de La Prensa que denuncia las medidas drásticas.

El Gobierno había dispuesto enviar a los presos políticos a la “Isla del Diablo”, como le llamaban entonces a ese remoto lugar en el mar Caribe del que poco o nada se sabía, y al que nadie quería ir. Los desterrados por el Gobierno fueron enviados en un vuelo especial de Taca hasta Bluefields y de ahí debían continuar la travesía forzada en lanchas. No se sabía cuánto tiempo ni en qué condiciones estarían ahí, pero era una orden llevar al primer grupo esa madrugada al aeropuerto. En ese fin del mundo cumplirían su condena indefinida por comunistas.

 

 

 

Sección
Reportaje