De enemigos a hermanos

Reportaje - 30.05.2010
Luis-Enrique-Rodríguez-y-Víctor-Manuel-Gallegos

Durante años dos hombres se odiaron a muerte. Se buscaban, se colocaban explosivos, hacían emboscadas y se tiroteaban en una rivalidad personal que iba más allá de la propia guerra en la que participaban. Hoy, se abrazan y dicen ser hermanos…

Dora Luz Romero

21 de marzo, 1993. En el Club Campestre de Estelí, las autoridades municipales y los pobladores se habían desbordado para darle la bienvenida a Luis Enrique Rodríguez, quien había sido nombrado Jefe de la Policía de Estelí. Con una cena especial y al son de los mariachis los estelianos recibieron a su nuevo jefe. Esa noche, a Rodríguez le acompañaban su esposa y sus hijos.

Los invitados bailaban, se echaban sus tragos de ron en aquel ambiente donde lo primordial era hacer sentir a Rodríguez como en casa.

No fue la única bienvenida aquella noche. Mientras Rodríguez disfrutaba del festejo, un grupo de unos veinte hombres armados entró al Club Campestre y comenzó a volar tiros. Investigaciones posteriores llegaron a la conclusión que pertenecían a los grupos llamados Frente Armado de Liberación Popular Antisomocista (FALPA) y Frente Revolucionario Obrero Campesino (FROC), considerada una de las bandas armadas más fuertes y la cual era liderada por Víctor Manuel Gallegos, un ex Mayor del Ejército, mejor conocido como “Pedrito el Hondureño”.

Esa noche se escuchaban los gritos de terror de los invitados. Algunos se tiraron al suelo y hubo otros que salieron corriendo. Mientras tanto, los hombres armados, sin compasión alguna, siguieron el tiroteo.

Así recibieron a Luis Enrique Rodríguez, quien había llegado a Estelí precisamente con la misión de luchar en contra de las 17 bandas armadas que merodeaban la ciudad. Ésa fue la primera vez que “Pedrito El Hondureño” intentaría matarlo. Pero no la única.

 

Sección
Reportaje