¿Dónde están los nueve ?

Reportaje - 12.05.2013
Los nueve comandantes

Fueron el gran poder en los años 80. Decidían vida y muerte en la Nicaragua sandinista. Dioses del Olimpo, se creían. Un grupo de poder deshilachado por los años. ¿Qué pasó? Le contamos dónde están los nueve comandantes de la Dirección Nacional del FSLN

Por Dora Luz Romero
Fotografías Archivo IHNCA

Si se tuviera que elegir una foto que representara el poder en los años ochenta en Nicaragua, probablemente sería esta. La de esos nueve hombres vestidos de verde olivo impecable y botas bien lustradas que se acomodan, sonríen y posan como galanes frente al lente de la cámara.

Henry Ruiz, Bayardo Arce, Daniel Ortega, Tomás Borge, Carlos Núñez, Víctor Tirado, Luis Carrión, Humberto Ortega y Jaime Wheelock recibieron el título de Comandantes de la Revolución y conformaban la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el órgano que tenía el poder sobre la Nicaragua de los ochenta.

Le puede interesar: Dimas, el padre de la contra

¿De dónde salieron estos hombres, cómo llegaron al poder?

La historia tiene su inicio a mediados de los años setenta, cuando el FSLN se divide internamente. La ruptura —explica Dora María Téllez, comandante guerrillera— se da “por razones conceptuales, de análisis de la dictadura en ese momento. Había quienes consideraban que la dictadura estaba muy fuerte, otros que no era derrotable a corto plazo y otros que creían que estaban en un periodo de debilidad”. Las estrategias para derrocar la dictadura somocista eran diferentes, así que se formaron tres tendencias en el Frente Sandinista: la GPP (Guerra Popular Prolongada), la Proletaria y luego la Insurreccional, que se le llamó Tercerista. Eran organizaciones que funcionaban por separado, cada cual tenía su dirección y sus formas de trabajo.

Además: El presidente de los 26 días

Pero en 1978 ven la necesidad de unirse para poder botar a Anastasio Somoza Debayle. Eso implicaba crear una Dirección Nacional Conjunta. Así comenzaron las negociaciones y una de las grandes discusiones fue decidir cuántos miembros aportaría cada tendencia. Los terceristas pedían más puestos, igual que la GPP, pero finalmente se decidió que la Dirección Nacional Conjunta estaría formada por tres miembros de cada tendencia. Cada organización escogió a sus representantes.

Lea: Los años de los hermanos Ortega y Arnoldo Alemán en el colegio 

Cuando cae Somoza en 1979, la Dirección Nacional era la única estructura organizada del Frente Sandinista. Eso le dio poder, dice Téllez. “Era la única estructura unificada, tenía representación de las tres tendencias y donde todo el mundo se sentía representado”.

Siempre hubo luchas fuertes entre los comandantes, por el poder, el protagonismo y las decisiones. El origen mismo de la creación de la Dirección Nacional Conjunta explicaba las diferencias.

Los ministerios, el ejército, la policía, las instituciones más importantes quedaron en manos de los nueve y así se convirtió en el órgano de poder total.

Tras el triunfo de la revolución se organizó un gobierno transitorio, la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, pero el verdadero poder estaba en manos de la Dirección Nacional. La figura de líder se iría dibujando con los años y posicionando más cuando en 1984 Daniel Ortega, miembro de la Dirección y coordinador de la Junta de Gobierno, gana las elecciones.

La Dirección Nacional comenzó a perder su poder tras la victoria electoral de Daniel Ortega en 1984.

Con los años la Dirección Nacional se disipó, tanto que la mayoría de sus miembros dejaron de ser figuras públicas presentes en la vida de los nicaragüenses. Solo dos de ellos permanecen aún en las filas del FSLN.

¿Dónde están los nueve? Treinta y cuatro años después Magazine le cuenta qué pasó con los protagonistas de la foto.

 

Sección
Reportaje

San Fabián