El ángel que cayó del puente

Reportaje - 04.01.2017
Foto cortesía

En julio pasado una noticia sacudió la opinión pública: un niño de 12 años, de padres nicaragüenses, fue encontrado bajo un puente en Guatemala luego que mareros lo tiraran por negarse a asesinar a un chofer. ¿Qué pasó realmente? En Magazine se lo contamos

Por Anagilmara Vílchez Z.

La imagen es popular. Ángel tiene una sonrisa inconclusa y una camiseta roja. Frente a él hay una cesta de piezas fritas de un desafortunado pollo. Ángel no posa. Las devora.

Esta es la última fotografía familiar de Ángel. La tomaron antes de su muerte. Es también la foto que en su funeral colocaron sobre su féretro blanco, es la foto que circuló en las redes sociales y la que usaron los medios de comunicación al hablar sobre el niño que, sin explicación, desapareció de una escuela guatemalteca y que a los dos días fue hallado, con un par de huesos rotos, golpes y frío, entre la maleza que crece bajo el Puente Belice, erigido en una de las zonas más peligrosas de la ciudad de Guatemala. De cómo Ángel Ariel Escalante Pérez llegó allí hay distintas versiones.

Que los mareros lo tiraron desde el puente, es la oficial y más conocida. Que lo secuestraron del colegio y lo pusieron a elegir entre matar o morir y él escogió la segunda. Que se resbaló, es otra de las hipótesis. También se dice que no hubo rapto, que él quería unirse a las pandillas y por eso se escapó de clases. Esta última para algunos resulta descabellada y sin sentido, tomando en cuenta que Ángel era tímido, correcto y nada pendenciero.

Magazine conversó con los padres de “El Niño Héroe” —como se le conoció en Guatemala—, entrevistó a periodistas que dieron cobertura al hecho y escarbó en la información difundida sobre el caso para hilvanar un perfil de este niño guatemalteco que hoy es admirado por, supuestamente, rehusarse a ser una “mascota” más de las maras.

 

Sección
Reportaje