El avión de la CIA perdido

Reportaje - 01.07.2007
El-Avión-CIA-perdido

En las montañas nicaragüenses: cayó hace 46 años un avión B-26 que regresaba de las costas cubanas después de participar en la fallida invasión de Bahía de Cochinos.
Todavía quedan huellas de él en San José de Bocay

Texto y fotos de Orlando Valenzuela

Mientras las principales agencias internacionales de noticias informaban sobre una “rebelión en Cuba” y el avance de las fuerzas anticastristas en Bahía de Cochinos y su inminente triunfo, en la cabina de un avión B-26, Crispín García y Juan de Mata González escudriñaban con ansiedad entre la oscurana de la noche, la tempestad y el bamboleo del aeroplano con la esperanza de encontrar la pista de aterrizaje. Ese avión había sobrevolado la costa cubana aquel 17 de abril de 1961.

Ante la escasa visibilidad por la tormenta nocturna, los pilotos decidieron volar a baja altura, bajaron un poco más y de pronto la aeronave se estrelló contra el muro verde de la jungla.

García y González eran parte del contingente de 54 pilotos reclutados por la CIA (Agencia Central de Inteligencia) norteamericana, de los cuales 18 murieron en Bahía de Cochinos. Ellos, junto a 1,511
hombres entrenados en Guatemala por esa agencia de espionaje gringa, formaban la Brigada de asalto 25-06 que tenía como misión tomarse una punta de playa en la isla, donde instalarían un gobierno provisional para luego pedir el reconocimiento diplomático internacional.

La idea de la CIA era hacer aparecer la invasión como una rebelión interna de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), contra Fidel Castro. Por eso, a los aviones de transporte y combate que les dieron a los exiliados les pintaron en las alas las siglas FAR y la bandera cubana.

Sin embargo, la invasión a Cuba fracasó y Crispín García y Juan de Mata González fueron dados por “muertos en acción” en Bahía de Cochinos y nunca más se volvió a saber de ellos.

 

Sección
Reportaje