El avión que nunca voló

Reportaje - 19.12.2006
Avión-que-nunca-voló

Nicaragua pudo haber entrado a la lista de los 33 principales países constructores de avión. Pudo disputarle el mercado a gigantes como Airbus y Boeing o competir con Cessna y Piper Inc. Eso hubiera sido posible si el principal ideólogo de este sueño loco hubiera aterrizado en la realidad y puesto alas, motores y tuercas a su invento y no haber intentado “probarlo” en las carreteras del país.

José Adán Silva

La noticia de última hora sonó irrelevante en algunas radioemisoras del país: la Policía Nacional había capturado un avión ilegal en el sureño departamento de Rivas.

Nada extraño si se toma en cuenta que en los últimos años los narcotraficantes han abandonado, estrellado o enterrado naves aéreas en todo el territorio después de trasegar la droga.

Lo extraño vendría después con la ampliación de la primicia: el avión no traía drogas. Tampoco alas ni motor. No tenía tuercas ni tren de aterrizaje. Mucho menos que viniera volando y bueno, en realidad se trataba de un hidroavión que no estaba, cosa más rara aún, siendo probado en agua.

De hecho la nave fue capturada en plena Carretera Panamericana cuando la Policía de Tránsito detuvo al piloto y le pidió los documentos para transportar “esa cosa verde” que venía en la plataforma de un camión Nissan.

El hombre no andaba papeles y fue entonces cuando la Policía notó que la “cosa verde” era en realidad el rústico proyecto no finalizado de un avión, que el alemán Wilhelm Ulrico Otto Brinkmann traía a Managua para mostrar a los medios de comunicación como el primer avión fabricado en la historia de Nicaragua: el hidroavión Río San Juan 1.

Según Brinkmann la ocupación de su obra obedeció a cuestiones políticas, ya que asegura que anduvo distribuyendo volantes a favor del Movimiento Renovador Sandinista y Alianza Liberal Constitucionalista, y contra el Frente Sandinista, porque asegura que este partido está sumido en la corrupción “y es por esa razón que la Policía recibe órdenes de arriba para que obstaculicen mis proyectos”.

 

Sección
Reportaje