El erotismo hecho novela

Perfil, Reportaje - 27.01.2008
Gioconda Belli

La escritora más leída del país cuenta su mundo, cargado de erotismo, de un pasado amoroso que no ha escapado a ser contado en sus novelas. ¿Cómo imagina ella que la leen los hombres?
“Mi erotismo es muy sano”, dice

Luis E. Duarte
Fotos de Orlando Valenzuela y Reproducciones de Marlon Esquivel

En estos días un frente frío inusual proveniente de Estados Unidos ha traído bajas temperaturas y ráfagas de viento impertinentes. A pesar de todo, Gioconda Belli sale a la terraza de su casa en Carretera Sur para dejarse fotografiar. Estamos a inicios de año, en un par de días Belli viajará hacia Estados Unidos y regresará hasta febrero.

Ella se lleva los largos rizos atrás y sonríe para la cámara. En algún momento le preguntamos si es vanidosa y responde: “A qué mujer no le gusta andar arreglada”.

Desde la terraza la vista es hermosa. En primer plano una escritora muy guapa que conserva a sus 59 años un cierto aire aristocrático y de fondo un paraje verde con algunos edificios que parecen flotar en la espesura coronada por el lago Xolotlán y el Momotombo.

Aquí reside cuando está en Nicaragua, itinerante entre dos mundos, aunque viene prácticamente por trimestre. El año pasado, tras la muerte de su padre ha tenido que venir más seguido, por la enfermedad, por el luto, por la familia…

Aunque pasó su cumpleaños, el nueve de diciembre, en Los Ángeles, para Navidad y Año Nuevo volvió a esta pequeña casa que la desconecta de sus horarios de trabajo de seis a ocho horas, a veces diez, todo depende del estado de la novela que esté escribiendo.

 

Sección
Perfil, Reportaje