El galán de la radio

Reportaje - 11.10.2015
José Dibb McConnell.

Las mujeres enloquecían con José Dibb McConnell.
Él era el héroe intrépido, el amante apasionado o el galán conquistador. Era la voz viril de Nicaragua. Era la cara de la época de oro de la radiodifusión. Era homosexual.

Por Ulises Huete

La programación habitual de Radio Mundial se interrumpe de manera abrupta. Una voz sorprendida da la siguiente noticia: José Dibb McConnell, el mejor primer actor de radionovelas de Nicaragua, ha muerto. Un sordo crujir de cristal roto sienten dentro del pecho las radioescuchas. En las casas, calles, abarroterías, almacenes, zapaterías, mercados, barberías, parques, sastrerías, tiendas, como una cargacerrada, se repite el terrible hecho. Un lamento simultáneo, como el súbito vuelo de una bandada de palomas asustadas, se levanta entre todas las fanáticas de las radionovelas: ¡Albertico Limonta se murió! ¡Kadir el árabe se nos fue!

La varonil voz de McConnell encendía la imaginación de miles de devotas de las radionovelas, era una tea en la oscurana de las vidas monótonas y estrechas de las amas de casa de la Nicaragua de los años cincuenta y mediados de los sesenta. Cuando McConnell actuaba detrás del micrófono, su broncínea dicción encarnaba a galanes enamorados, como Albertico Limonta, protagonista de El derecho de nacer, o intrépidos aventureros, como Kadir el árabe, entre otros personajes. Pero de un trancazo todos esos héroes se esfumaron de las ondas hertzianas la mañana del sábado 18 de septiembre de 1965.

El Dr. Danilo Aguirre, veterano periodista y exdirector de El Nuevo Diario, tenía en esa época 25 años y trabajaba como reportero en los programas Radio Informaciones y La Verdad, que se transmitían en Radio Mundial. Al recordar ese día, cuenta que llevaron el féretro de McConnell al escenario de la radio para velarlo. El lugar se llenó totalmente con los admiradores que desfilaron día y noche junto al ataúd para ver por última vez al galán de galanes de la imaginación femenina del momento. “La programación de la radio repetía, con parlantes afuera, los diálogos de las novelas que había protagonizado y el programa de zarzuelas que había conducido”, relata el Dr. Aguirre.

 

 

 

Sección
Reportaje