El oro: rey de los metales

Reportaje - 13.11.2017
mound of gold

Único entre los 118 elementos de la tabla periódica, ha sido símbolo de poder, riqueza, perfección e inmortalidad. Miles de hombres murieron por él y muchos alquimistas dedicaron su vida a estudios para transmutar metales comunes en el más preciado de los metales nobles: el oro. Esta es su historia.

Por Amalia del Cid

El oro que hay en su teléfono celular, en sus anillos o en su reloj de pulsera se formó en una colosal colisión estelar hace miles de millones de años, cuando el tiempo todavía era nuevo y no existían ni la humanidad ni los dioses. El rey de los metales nobles se produjo en el espacio en encuentros cataclísmicos entre estrellas de neutrones, uno de los cuerpos más densos en el universo conocido.

Cuando la Tierra empezó a tomar forma, el oro ya existía y ha estado presente durante casi toda nuestra historia, fascinándonos con su color amarillo, su brillo y su resistencia al tiempo.

La humanidad lo conoció temprano, porque se le encuentra sobre la superficie y directamente en su forma metálica, y ciertos autores creen que lo empezamos a utilizar hace cuarenta mil años, durante el Paleolítico Inferior, pues se han hallado pequeñas cantidades de oro en pinturas rupestres de la época. Aunque lo más probable es que su uso se remonte a cuatro o cinco milenios antes de nuestra era, de acuerdo con el libro La Prospección del Oro, ya que esa edad tienen los ídolos dorados de las antiquísimas tumbas de Varna, situadas en la actual Bulgaria.

Luego el oro reclamó su lugar en las culturas indígenas precolombinas y más tarde embarcó a los conquistadores españoles en grandes expediciones que perseguían imaginarias ciudades de oro puro, como el célebre y, por supuesto, jamás encontrado reino de El Dorado. El oro también ha incidido en la economía mundial y debido a que es un recurso duradero pero limitado, a la fecha los bancos centrales lo guardan como reserva y garantía en medio de los vaivenes financieros, a pesar de que su precio igual es fluctuante.

Sin embargo, como decíamos, su historia no comienza en este mundo, sino a millones de años luz y por ahí debemos empezar a contarla.

 

Sección
Reportaje

Guatusa


El oro