El puñetazo de la amistad rota

Reportaje - 11.05.2014
Gabriel García Márquez

Además de ser célebres escritores, Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa eran amigos. Eran. Un derechazo de Vargas Llosa al ojo izquierdo de García Márquez, en 1976, rompió con la amistad y fue el presagio de los bandos políticos en que militarían: izquierda y derecha

Por Arlen Cerda y Tammy Zoad Mendoza M.

Mario Vargas Llosa es de derecha. Lo dejó más que claro aquella noche que clavó su puño diestro en el ojo izquierdo de Gabriel García Márquez.

Uno de los puñetazos más famosos de la historia contemporánea no fue en un ring de boxeo, sino en la penumbra de una sala de teatro mexicano hace 38 años. Tampoco fueron atléticos púgiles los protagonistas de la violenta escena que terminó con un hombre en el suelo goteando sangre y el otro sudando de cólera. Fue nada más y nada menos que el escritor peruano Mario Vargas Llosa quien de un puñetazo derribó al colombiano Gabriel García Márquez el 12 de febrero de 1976.

“El Marqués” Vargas Llosa versus “Gabo” García Márquez. Gabo no le metió mano y nunca se sabrá si hubiera sido una pelea limpia entre uno de derecha y uno de izquierda. Lo cierto es que desde entonces ninguno de los dos habló del incidente en público, y tampoco se dirigieron la palabra nunca más.

Con el paso del tiempo, y sus roces con la política, ambas figuras literarias se posicionaron en los extremos que los mantuvieron como los grandes “enemigos” que tenían un pacto de silencio.

 

 

Sección
Reportaje

Amigo Gabo

Magazine/Cortesía/Sergio Ramírez