El terrible Changuelo

Reportaje - 17.12.2006
José Ángel Rodríguez (Changuelo)

Desde hace 75 años no había existido un caso criminal de tanta importancia en León. En noviembre pasado, 48 personas fallecieron envenenadas al consumir aguardiente adulterado. Más de 700 resultaron intoxicadas y 12 quedaron ciegas. Tras el crimen masivo se descubrió que el cerebro era un personaje misterioso. José Ángel Rodríguez, alias Changuelo, es descrito por la Policía como un tipo duro, frío y terrible

Octavio Enríquez y Anielka Pérez

En una celda oscura de la delegación policial de León, José Ángel Rodríguez, alias Changuelo, reconoció inmediatamente a su visita. Eran las tres de la mañana y de pronto, después de horas de interrogatorio, recibió al jefe de Inteligencia de la Policía.

—Comisionado (Francisco) Aguilera, ya me imagino cómo van a estar los juzgados y también a la gente echándome esos muertos —lamentó.

—Aunque no lo querrás, ya los tenés encima —le dijo aquel en la entrevista oficial que rola en el
expediente de Inteligencia de este hombre, a quien probablemente se le ha mencionado con mayor
frecuencia en los últimos dias en el departamento de León, al occidente del pais.

Changuelo es el responsable directo, según una juez, de haber provocado la muerte de 48 personas, la intoxicación de más de 700 y la ceguera de 12 después de robar una sustancia llamada metanol, utilizada para fabricar pinturas de uña, en el sector de Tipitapa, al norte de Managua.

Después del asalto, el condenado comercializó la sustancia química con una distribuidora de licor, cuya dueña la combinó con agua y la vendió a sus clientes como hacía normalmente con el guaro.

Desde los tiempos del famoso envenenador Oliverio Castañeda, acusado de asesinar a dos miembros de la aristocracia leonesa en los años de 1930 —una trama que ha dado para novelas y series de televisión- no ha existido otro tema tan sonado de envenenamientos.

Lea: Oliverio Castañeda, historia de un asesino

 

Sección
Reportaje