El titán de Ometepe

Reportaje - 14.04.2013
Johnson Cruz

No tenía experiencia, no tenía tenis, pero quería correr. Johnson Cruz es el isleño que participó en el Survival Run, el ultramaratón en el que compitió con los mejores atletas de esta disciplina y los venció

Por Tammy Zoad Mendoza M.

Fotos cortesía de Alberto Campos Bustos

Johnson Cruz Barrios, de 27 años, es un atleta nato, un joven intrépido y testarudo o un loco. Todo depende a quién se le pregunte.

Para Josué Stephens, director fundador de la organización Fuego y Agua, Johnson es el prospecto perfecto para formarse como un deportista profesional. La primera vez que se encontraron Stephens le entregó un par de zapatos y le dijo que lo quería ver en el maratón de Fuego y Agua el año siguiente. Sin embargo el joven llegó mucho más lejos que a la línea de la meta.

Su familia sabe que es un buen muchacho; trabajador y responsable, pero insisten en que debe quedarse quieto. A su mamá le preocupa que un día caiga redondo por tanto correr. Y no es tanto lo que corre, sino que luego de horas de ejercicios regresa a su casa y se alista para ir a trabajar con su padre en una finca de plátanos. Al salir de la jornada, de nuevo a entrenar.

Quienes lo conocen desde hace más de cinco años y lo ven ahora pegar carreras por los senderos han pensado que está loco, y se lo dicen. ¿Cómo es posible que un chavalo que toda su vida ha andado de arriba a abajo a pie o en bicicleta en el ocho que conforma el terreno de la isla, tenga ganas de sobra para correr “por deporte”? “Eso es locura”, dirán algunos.

Pero hace cinco años empezó lo que según él es la carrera de su vida. Ahora Johnson Cruz quiere correr por Nicaragua en los Juegos Olímpicos 2016.

***

 

Sección
Reportaje