El tren de los deportados

Reportaje - 08.03.2009
Tropas estadounidenses en la entrada del recién liberado campo de concentración de Dachau, en 1945

Los pioneros del eje más peligrosos estuvieron encarcelados en El Hormiguero, entre ellos un
abogado judío y comunista que huía de los campos de concentración nazi y, paradójicamente, fue expulsado de Nicaragua como uno de ellos

Luis E. Duarte

Friedrich Karl Kaul, abogado de la República Democrática Alemana hasta su muerte en 1981, representó al Estado comunista acusando a criminales nazis en los juicios de Núremberg, Auschwitz y el del criminal SS Adolf Eischman en Jerusalén, entre muchos otros.

En su pasado está la salida del campo de concentración alemán en Dachau en 1937, su exilio en Colombia y su captura en Nicaragua en 1942 como sospechoso de espionaje nazi y su posterior deportación a los Estados Unidos junto a un centenar de personas.

Vivió hasta el final de la guerra en un campo de concentración de Texas y en 1945 regresó a Berlín, donde se convirtió en uno de los pocos litigantes de las dos Alemania.

Aunque siempre se refirió a sus peripecias en el continente americano, extrañamente no escribió sobre su captura en Nicaragua, ni siquiera en su novela autobiográfica Es tiempo que vuelvas a casa, publicada en 1959.

En su novela habla de sus problemas para conseguir una visa de residencia en Colombia y Panamá y sus salidas por problemas de papeles en cada país; sus dificultades con el idioma, los funcionarios autoritarios y los estereotipos que debía cargar como alemán en plena guerra, pero el capítulo donde llega a Managua y los meses que pasa en la cárcel El Hormiguero junto a un centenar de detenidos, simplemente es omitido.

 

Sección
Reportaje