Escuela de “Big Leaguers”

Reportaje - 09.09.2012
Kevin Gadea, Ronald Medrano y Héctor Hidalgo son los tres prospectos firmados

Antes de ganar millones y figurar como estrellas en estadios internacionales, estos chavalos sudan la gota gorda mientras apuestan a un sueño: llegar a Grandes Ligas. Para ellos el beisbol es la jugada de su vida

Por Tammy Zoad Mendoza M.

Ese día no usó la gastada camiseta roja y el short azul de siempre. Agarró la mejor gorra, se puso el mejor pantalón de mezclilla y buscó una camiseta que combinara. En un día normal, a esas horas hubiera estado con la camiseta pegada al pecho, como una servilleta mojada que se prende en un vaso de vidrio. Pero no podía entrenar con sus compañeros, tenía que hacer algo importante. Iba a oficializar frente a los medios de comunicación que es un nuevo Cardenal, miembro de la organización de los Cardenales de San Luis. Como el pájaro colorado de su camiseta, Ronald Medrano se sonroja en entrevistas, se sonroja para las fotos, se sonroja cuando algo “lo saca de base”.

Pero en el campo es un tipo serio, con apariencia de frío y calculador. Seis pies de altura, 165 libras y 16 años. Es el tercer chavalo de la Academia de Beisbol Nicaragüense en firmar con una organización internacional que recluta jóvenes talentos con el objetivo de llevarlos hasta Grandes Ligas. ¿Por qué no creer en esto? Además de su talento, una razón de peso es el espejo que muchos de ellos ven en los 12 nicas que han jugado en Grandes Ligas, empezando por Denis Martínez, la gloria del deporte nacional que impuso un récord con su juego perfecto en 1991. Es el mismo Martínez, junto con Winston Lacayo, Martín Vargas y Gary Wendt, quien se encargó de reclutar chavalos de todo el país para empezar una academia que está hecha con el sudor y las lágrimas de los que dejan sus familias y amigos para internarse y entregarse de lleno al beisbol.

Este apenas es otro paso en un camino que puede tardar varios años y cuya meta incluso podría nunca cumplirse.

 

 

Sección
Reportaje