Industria del cuerpo

Reportaje - 04.04.2007
Industria-del-Cuerpo

Algunos de los cuerpazos que veremos en las playas este verano no fueron hechos por la naturaleza ni forjados en el gimnasio. En Nicaragua existe, para todo el que pueda pagarla, una amplia oferta de alternativas para tener el cuerpo soñado.

Alma Meléndez

“Libérate este verano”

“No te ocultes bajo la ropa”. O, “vive la experiencia de una nueva figura”. La industria del cuerpo bombardea cada temporada antes de Semana Santa. Conforme al patrón actual de belleza, mientras
más delgado, mejor. Ese pensamiento tan generalizado y extremista ha hecho que se incremente el
número de personas que padecen de trastornos alimenticios, como anorexia y bulimia, principalmente
entre adolescentes.

Hoy en día, a la vuelta de la esquina, existe una amplia oferta de clínicas estéticas que facilitan la
vida con promesas que van desde perder diez libras por semana, con ayuda de máquinas quemagrasa,
hasta la eliminación de estrías y celulitis con cremas y masajes.

Hasta hace poco, cuando eran escasas las alternativas tecnológicas, había que sudar la camisa en el gimnasio para tener el cuerpo soñado. Todavía hay algunos animados que acompañan la rutina de ejercicios con dietas bajas en calorías. Otros con menos tiempo o menos voluntad para el sacrificio,
prefieren acudir a las clínicas estéticas. Saben que van a gastar más, pero obtendrán similares resultados sin mayor esfuerzo fisico.

“En Nicaragua la gente ya puede escoger cómo, cuándo y dónde bajar de peso saludablemente”, apunta la doctora Hilda Reyes, de Body Center, clínica de medicina estética.

 

Sección
Reportaje