Julio Rocha: La caída del rey del futbol

Perfil, Reportaje - 12.03.2017
267-mag-rocha8

Julio Rocha voló en las altas esferas, pero cayó en picada en el escándalo de corrupción más grande del deporte. Amado y odiado, fue un intocable en Nicaragua

Por Julián Navarrete

Una hora y media se demoró un hombre en escribir los números del rótulo que se alza en la entrada de la academia de futbol de Diriamba. Ocurrió una tarde de 2002, horas antes de que Joseph Blatter, exjerarca de la FIFA, supervisara las obras en construcción. Julio Rocha, entonces encargado del futbol en Nicaragua, ordenó que se hiciera un letrero grande con letras blancas, fondo negro y el grabado “Negro” Julio, en honor a su padre. Era un anuncio perfecto, hasta que se percató que reflejaba un monto menor de lo que había pagado la FIFA para su construcción y de inmediato ordenó que se cambiara.

El 20 de abril de 2002 el hombre obtuvo dos mil dólares de pago y Rocha ganó una sonrisa de tranquilidad durante el fin de semana que Blatter supervisaba los proyectos de la FIFA en Nicaragua. La anécdota la cuenta Bayardo Castillo, un diriambino de 59 años de edad, pero es un secreto a voces en todo el pueblo.

—Esto se lo cuento yo que soy amigo de él y su familia —dice Castillo—. Hay personas que saben mucho más. Si le digo esto es porque me está preguntando y yo le hablo con la verdad.

Audaz, inteligente, intrépido, visionario. Los calificativos a Julio Rocha se deslizan en esa línea. Siempre al filo de caer como en esa visita de Blatter a la Escuela de Talentos de Diriamba, se mantuvo al frente del futbol nicaragüense por 24 años, hasta que fue nombrado una de las 12 personas encomendadas por la FIFA para el desarrollo del talento futbolístico a nivel mundial.

Fue el único nicaragüense en presidir las federaciones de futbol de Centroamérica y fue señalado en la región como un operador de Blatter, quien dirigió la FIFA durante 17 años y renunció tras ganar su quinta elección consecutiva que le aseguraba cuatro años más en el poder.

Rocha fue arrestado en Suiza en mayo de 2015, junto con seis altos funcionar

ios de la FIFA, acusados de recibir más de 150 millones de dólares en sobornos durante 25 años, en el escándalo de corrupción más grande de la historia del deporte, que provocó la renuncia de Blatter y la caída en picada del nicaragüense.

 

***

Sección
Perfil, Reportaje