La chispa nica del humor

Reportaje - 15.04.2012
Magazine,-humor-nica

Sexo, política, desgracias propias y ajenas. Picardía, ingenio e ironía. Para expertos en la materia, estos son ingredientes del humor nacional, una divertida herencia con la que la vida sabe mucho mejor.

Por Tammy Zoad Mendoza M.

“¡A la hora más caliente, aquí te tengo tu gran paloma!” 1:05 de la tarde. “¡Bueeeeeeenas! ¿Cómo están mis muchachos?”, saluda la voz chillona y gangosa de una mujer. “¡Buenas, buenas, buenaaas! Aquí les traemos su palomita caliente. Hola Dorita, ¿cómo te va?”, contesta un hombre de voz quebradiza.

Ahí están. “Aniceto” y la “Mama Dora”. Todos los días estos dos pintorescos personajes hacen y deshacen en su programa radial La palomita caliente. Una mezcla de servicios sociales, concursos, música y entretenimiento, todo aderezado con un toque picante y mucho doble sentido.

“Se corta pelo, arriba y abajo, arriba y abajo…”, se oye de fondo otra canción. Mientras tanto Otto de la Rocha y Juan Manuel Poveda, enfundados en un suéter y un chaquetón para aguantar el frío de la cabina, repasan una lista de mensajes con los que debe cumplir.

“Cortinas metálicas El Gato”, comienza Poveda a recitar el anuncio desde la voz de la Dorita.

“¡Miauuuuu!”, ahora De la Rocha hace de gato. “¡Miauuuuu!” Se pelean con el animal imaginario. “Ahí está el gato jodido otra vez”, replica Aniceto.

Aquí no hay formalismos. Es como estar en una rueda donde la palabra salta de una persona a otra, se mete una que otra canción como la del Gallo mojado y hay cualquier cantidad de sonidos locos para amenizar los temas “de broma en serio”.

 

 

Sección
Reportaje