La estampilla que cambió la historia

Reportaje - 30.05.2010
La estampilla que cambió la historia

Un astuto ingeniero francés usó un sello postal con la figura del Momotombo para convencer al Senado de los Estados Unidos que el canal interoceánico se debía construir en Panamá y no en Nicaragua como se tenía planeado

Arlen Cerda

En el pequeño cuadro de papel con bordes dentados se distingue el cono “gigantesco y calvo” del volcán Momotombo. Un penacho de humo corona al cono y a sus pies se divisa el último trecho de la línea ferroviaria de Occidente, sobre la que un gentío baja del ferrocarril hacia un barco de vapor que espera en un muelle en el Lago Xolotlán.

La imagen es de finales del siglo XIX y corresponde al puerto también llamado Momotombo, que por esos años era lo único que comunicaba al occidente del país con la capital, porque la línea ferroviaria de Managua a Nagarote aún no estaba construida. En 1899, el puerto fue grabado como la imagen de una nueva serie de trece sellos postales que se utilizaron el año siguiente para adherirse a las correspondencias por orden del gobierno liberal de José Santos Zelaya (1893-1909).

La serie de estampillas con precios desde un centavo hasta cinco pesos se reimprimió en marzo de 1902. En junio de ese mismo año un francés interesado en continuar la cuestionada construcción del canal interoceánico en Panamá –entonces un estado federal de Colombia– utilizó una de las estampillas para inclinar la balanza del Senado de los Estados Unidos en contra de la alternativa que representaba Nicaragua.

 

Sección
Reportaje

Guatusa