La leyenda de la Adela Matraca

Reportaje - 11.02.2007
Adela Ortiz

Adela Ortiz es una mujer brava. Se enfrenta a golpes con hombres o mujeres, idolatra a Paquita la del Barrio, gusta del trago y el cigarro, y en otros asuntos parece ser quien inspiró a la mítica Tula Cuecho de Carlos Mejía Godoy. Otro cantante, El Guadalupano, le compuso su propia canción:
“No le digan nada, no toquen sus tapas, esa mujer es sagrada compadre, es una matraca”.

Octavio Enríquez
Fotos de Orlando Valenzuela

Adela Ortiz no aguantaba ya a una turba de chavalos que se le aparecía por cualquiera de las calles adoquinadas de León y le gritaba a su paso: “Ahí viene la Matraca. ¡Matraca! ¡Matraca!”

Hasta que un día de este lejano 1974 agarró a uno de los más necios. El niño asustado le contó que le decían así porque el cantautor Pablo Martínez, conocido como El Guadalupano, le compuso una canción en que la llamaba “Matraca”, porque era aficionada a los tragos, a pelearse con quien tuviese enfrente y a decirle lo que le roncaba a todo el mundo.

Según El Guadalupano, la gente de León le atribuía algún parentesco con la ya famosa e imaginaria Tula Cuecho, de la canción de Carlos Mejía. Para entonces, Adela Ortiz ni siquiera había oído la bendita canción con la que El Guadalupano la bautizó tan maliciosamente, a pesar de ser cuñados. Ortiz convivía entonces con Alejandro Salgado, hermano del cantante.

—¿Cómo fue posible que este jodido hiciera esto? —estalló, y se fue directo a la casa de Angélica Téllez, la mamá del autor, en el tradicional barrio Guadalupe que le dio el nombre al cantante.

—¿Dónde está tu hijo, Angélica? Aquí ando esta chochada (una pistola), pero no quiero comprometerme —amenazó.

Temerosa, horas después, la madre le aconsejó al díscolo de su descendiente que le cambiara el nombre a la canción para evitarse problemas. Como no quiso hacerlo, y ante las exigencias de la Adela, tuvo que enfrentarla. Cuando lo hizo fue acompañado de un hermano y un primo. La halló bebiendo guaro y nomás lo vio le ordenó que cantara la bendita canción.

Podría interesarle: Gloria González, la mujer que dejó todo por un payaso

 

Sección
Reportaje