La primera Miss Nicaragua

Reportaje - 13.01.2013
Rosa Argentina Lacayo, Miss Nicaragua 1955.

A escondidas se postuló para el título de belleza nacional. Su foto en traje de baño fue escándalo familiar y revuelo social. 57 años después, Rosa Argentina Lacayo, Miss Nicaragua 1955, cuenta su historia

Por Tammy Zoad Mendoza M.

Un poco de labial rojo y lista para la foto. Tenía un solo traje de baño: el enterizo oscuro ceñido a su figura, que acaba una cuarta abajo de la curva de sus caderas. En un estudio de arte se improvisó la sesión de fotos, pero solo necesitó una toma. “Los Totitos (apodo de familia) se van a enojar cuando te vean muchacha”, le dijo el pintor Rodrigo Peñalba, quien fue su cómplice en aquel episodio, a mediados de 1955.

Al día siguiente un par de monjas del Colegio La Asunción, Managua, tocaban a la puerta de su casa. Ataviadas en aquellos hábitos, llegaron cansadas, sudando, como si llevaran consigo el peso de una gran cruz. Para ellas debía ser así. Tenían un ejemplar del Diario Novedades donde aparecía destacada la fotografía de una joven sonriente, cuerpo curvilíneo y un par de torneadas piernas blancas al desnudo.

“Rosa Argentina Lacayo Rivas, 19 años, candidata a Miss Nicaragua”. Era ella. La señorita egresada de aquella escuela religiosa que había dejado a un lado el recato y mostraba su mejor sonrisa mientras lucía relajada en ropa playera.

“Mi papá y mis tíos estaban furiosos, pero mi mamá solo se hacía la enojada, siempre me apoyó”, recuerda doña Rosa Argentina Lacayo, ahora con 76 años.

Antes que las mujeres espigadas, delgadas o moldeadas en un quirófano se disputaran la corona de la más bella en medio de flashes, jóvenes de abundantes carnes y sinuosa silueta se paseaban con encanto por las primeras pasarelas abriéndose paso entre los estereotipos, el juicio moral y la crítica social.

“El pecado para ellos fue haberme expuesto en traje de baño, era reprobable que una señorita, hija de dominio, hiciera eso. Se usaban trajes de baño, pero no era bien visto exhibirse de esa forma”, reconoce Lacayo. Logró su cometido. En julio de ese año viajó a Long Beach, California, como representante de la belleza nicaragüense en Miss Universo 1955.

 

 

Sección
Reportaje