La rebelión de los pintores

Reportaje - 14.07.2013
Grupo Praxis

Hubo un momento en que los pintores se rebelaron. Dejaron la pintura decorativa para con su arte desnudar la pobreza, el hambre y la opresión de la dictadura somocista. Fue hace 50 años. Y se llamó Grupo Praxis

Por Dora Luz Romero

Alejandro Aróstegui salió de su casa para recorrer las calles de la capital, necesitaba ver, oler, sentir. Necesitaba que la realidad lo envolviera. Eran los años sesenta y para entonces él era un veinteañero, flaco, alto. En su recorrido, logró llegar hasta el barrio Acahualinca y las escenas que miró le abofetearon la cara: familias hacinadas, gente revolcada en medio de la basura buscando cómo subsistir, niños desnutridos. Y se convenció de lo que ya estaba convencido mucho antes de salir a la calle, que esa era la realidad que él quería pintar.

Para los años sesenta el mundo entero vivía en estado efervescente. En esa década Estados Unidos experimentaba el apogeo del movimiento hippie; en Cuba el bloqueo se agudizaba, Alemania levantaba el muro de Berlín y Nicaragua llevaba más de veinte años bajo el régimen somocista.

Pero, ¿qué pasaba con la pintura en Nicaragua? “Creíamos que en Nicaragua se estaba dando una pintura que no presentaba la realidad del país, la realidad social, ni siquiera la realidad física. Siempre buscaban como presentar el paisajismo, lo turístico, presentar lo bonito”, dice Aróstegui.

Los pintores Alejandro Aróstegui, el guatemalteco César Izquierdo y el escritor Amaru Barahona decidieron no quedarse de brazos cruzados. Luego de varias pláticas formaron el Grupo Praxis en julio de 1963, al que pronto se unieron otros pintores. Y un mes más tarde, el 23 de agosto, abrieron lo que se convertiría en su cuartel, en su centro de reuniones: la Galería Praxis. Comenzaron a experimentar con materiales no convencionales, dejaron a un lado el paisajismo y le dieron lugar al lado oscuro, al dramatismo. Sobre sus obras se sentía el dolor, la miseria, lo trágico de Nicaragua. Pero Praxis fue más que un grupo de jóvenes rebeldes ante la pintura tradicional, fue un movimiento de intercambio que se rebeló ante la realidad sociopolítica que vivía el país.

 

Sección
Reportaje